Jueves 14 de junio 2018 | Devoción Matutina para Adolescentes | Un espíritu amistoso

«Que la gracia del Señor Jesucristo,el amor de Dios y la participación del Espíritu Santo estén con todos ustedes»
(2 Corintios 13: 13).

Cualquiera que tenga la palabra «Espíritu» como parte de su nombre está destinado a ser considerado como un ente misterioso. Por tanto, no es de extrañar que el Espíritu Santo sea a menudo mal entendido. Muchas personas se refieren al Espíritu Santo como «algo»; sin embargo, el Espíritu Santo es realmente el Espíritu de Dios que mora en nosotros. Como resultado, es realmente más exacto llamar al Espíritu Santo «él», ya que no es una especie de fantasma misterioso que flota por ahí, sino la misma presencia de Dios en nosotros.
Aunque no podemos verlo, el Espíritu Santo continúa haciendo cosas asombrosas. Si no estás muy consciente de ello, echa un vistazo a la siguiente lista de algunas de las cosas que él hace;
• Él nos da poder para hacer lo que Dios nos ha llamado a hacer. «Pero cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes, recibirán poder y saldrán a dar testimonio de mí» (Hechos 1: 8).
• Nos enseña y nos recuerda lo que Dios nos ha dicho. En Juan 14: 26 Jesús prometió: «Pero el Defensor, el Espíritu Santo que el Padre va a enviar en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les recordará todo lo que yo les he dicho».
• Nos consuela. En ese mismo versículo, Juan 14: 26, la palabra para defensores a veces traducida como consolador: refiriéndose al papel del Espíritu al consolarnos en momentos difíciles.
• Él derrama el amor de Dios sobre nosotros. Romanos 5: 5 dice: «Dios ha llenado con su amor nuestro corazón por medio del Espíritu Santo que nos ha dado». Haz una búsqueda en las Escrituras para encontrar la frase «Espíritu Santo» y descubrirás muchas otras formas en las que el Espíritu de Dios está tratando de cooperar contigo y de ayudarte. Cuando sientas que él te impulsa a hacer algo, recuerda que asimismo está de tu lado. Él desea que te sientas amado y que seas guiado por Dios. Él es el mismísimo Espíritu de Dios enviado para estar contigo.

Ponlo en práctica: ¿En qué sentido vives de forma diferente cuando sabes lo que el Espíritu Santo está haciendo? Piensa en ello. ¿Tienes la sensación de que él está de tu lado?

Ponlo en oración: Eleva una oración agradeciendo que el Espíritu Santo es tu maestro, tu consolador y guía. Pide la necesaria claridad mental para escucharlo y responderle.

Devoción matutina para adolescentes 2018
¿Y entonces…?
Heather Quintana
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.