Jueves 14 de junio 2018 | Devoción Matutina Adolescentes

Algo recibes, algo das

Devoción matutina para adolescentes 2018 Un año en la Palabra Dwain Neilson Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Devoción matutina para adolescentes 2018
Un año en la Palabra
Dwain Neilson
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Salmos 51-55

Así enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se volverán a ti (Salmo 51:13).

Si alguna vez te han sobrado los problemas, entonces los Salmos 51 al 55 son especialmente para ti. Podemos experimentar problemas por algo que hayamos hecho, pero a veces tenemos dificultades cuando no hemos hecho algo malo. En el Salmo 51, David admite con dolor su pecado con Betsabé después de que el profeta Natán lo regañara. Los Salmos 52 al 55 expresan la lucha de David para superar los desafíos que se le presentaron cuando no había cometido alguna falta. Entonces, ya sea que hayas atraído la calamidad sobre ti o no, ¡hoy Dios te dará una palabra de ánimo!

No puedes leer el Salmo 51 sin sentir el sufrimiento del rey David. Después de que Natán se retiró de la presencia del rey, empezó a captar la gravedad de su pecado. “¿Cómo pude estar tan cerca de Dios y cometer adulterio con la esposa de uno de mis soldados más valientes?”, debió pensar. “¿Qué tipo de hombre soy, que pude mandar a matar a un hombre inocente para encubrir mi pecado?” (Tengo que preguntarle esto a David cuando lleguemos al cielo.)

David tuvo su fracaso cuando ya le había llegado la buena vida. Sus batallas con Saúl se habían acabado. Dios lo había puesto sobre el trono de Israel, y sus enemigos habían sido prácticamente destruidos. Sin una crisis por la cual orar, David dejó de orar como antes. Dejó de hablar regularmente con Dios, y pronto su relación con él se quebrantó. Así es como la mayoría de las personas caen en pecado. Dejan de comunicarse con Dios.

En su oración, David entendió que su pecado no había sido solamente contra Betsabé y su esposo, Urías; había pecado contra Dios (Sal. 51:4). David imploró al Señor que lo purificara, que le diera un corazón nuevo, que le restaurara la alegría, y entonces David prometió hacer algo más. Prometió enseñar a los transgresores los caminos del Señor.

David sabía que su arrepentimiento no estaría completo hasta que ayudara a otros que habían caído en pecado, como Dios lo había ayudado a él. Entonces  decidió valerse de su muy público error para dirigir a otros al Señor.

Así funciona la gracia. Cuando recibes algo, ¡das algo!

NO DEJES DE LEER

¿Qué decía la ley que tenían que haber hecho con David y Betsabé? Levítico 20:10.

Devoción matutina para adolescentes 2018

Un año en la Palabra

Dwain Neilson

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*