Jueves 13 de abril 2017 | Devoción Matutina para Damas 2017 | Fidelidad: un verbo


“Muéstrame tu fe sin tus obras y yo te mostraré mi fe por mis obras” (Sant. 2:18).

Revisé el baño. La ducha parecía limpia. El suelo, el lavabo y la mesada brillaban. Pero el inodoro… ¡Necesitaba una limpieza! Nuestro hijo volvía a casa a pasar el fin de semana, lo que significaba reuniones familiares y amigos sin previo aviso. Todo el mundo vería el estado del toilette. La rigidez en los músculos que provoca la fibromialgia, a menudo me hacía mirar para otro lado respecto del estado del baño, pero en esa ocasión debía terminar la faena. Aunque estaba agotada, el baño necesitaba de una limpieza. De pie con las manos sobre las caderas, observaba aquel objeto sanitario cuando las palabras que había escuchado en una clase de estudio de la Biblia se filtraron en mi mente: “La fidelidad es un verbo, una obra, una respuesta activa a la fe”.
Mi mente daba vueltas. Debido al deterioro físico provocado por la enfermedad, dependo aún más de Dios. Cuando los dolores llegan a ser insoportables, me vuelvo a Dios y el mal desaparece; su paz me inunda. También cuento con que el Señor planifique mi vida. Hace poco, me dijeron que necesitaba hacer más ejercicio, pero caminar intensifica el dolor. Una amiga, cuya piscina es cálida, me invitó a nadar con ella. La piscina de agua caliente, la bañera de hidromasaje, la amistad… todo junto hace que el ejercicio sea soportable, y sé que Dios intervino en ello.
Tengo fe. Sé que Dios se interesa por cada detalle de mi vida; pero ¿debo quedarme en cama, esperando que me saque de ella moviendo los hilos de mi “marioneta”? Mi cabeza dice “¡No!”, y tomo el control. Normalmente, intento hacer lo que doy por hecho que Dios desea que haga, hasta que mis fuerzas flaquean. Entonces me desespero. Ahora ya no puedo “hacerlo realidad”; sé que dependo de Dios. De manera que, mientras observaba el censurable sanitario del baño, comencé a conectar mi problema con aquel concepto basado en la Biblia: la fidelidad es una respuesta activa a la fe en la Palabra de Dios. La convicción, es decir, la fe en que a Dios le importa lo que nos suceda y está dispuesto a proporcionarnos poder, requiere acción por mi parte.
Con este principio en mente, me incliné sobre la porcelana.
Laurice Shafer

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017
VIVIR EN SU AMOR
Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2017
http://devocionmatutina.com

========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*