Jueves 12 de octubre 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Una última petición

“No te ruego solamente por estos, sino también por los que han de creer en mí al oír el mensaje de ellos. Te pido que todos ellos estén unidos; que como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, también ellos estén en nosotros,
para que el mundo crea que tú me enviaste” (Juan 17:20,21).

Esta noche la llamé para desearle un feliz 86 cumpleaños. Puede que mi abuelita sea anciana, pero aún “corre maratones” cada noche: ora por todos y cada uno de los miembros de nuestra familia, con peticiones concretas. Todas las noches, sin fallar una. Somos más de 45, pero ella ora fielmente por todos. Mientras hablaba con ella, mi hijo de tres años estaba en la cama con neumonía, y mi abuela me dijo que había estado orando por su salud desde que se enteró de que estaba enfermo. Me recordó que también ora por mí cada noche, por mis problemas y mis luchas. Escuchar esto me hizo sentir como si estuviese en una bañera de agua caliente. ¡Es tan reconfortante! No hay nada mejor-en el mundo que saber que alguien está orando por ti.
¿Sabías que Jesús oró por ti? Juan registró algunas cosas por las que Jesús oró la noche de su juicio, cuando contendió con Dios en el Getsemaní. Al llegar al final de su oración, rogó por todas y cada una de las personas que creerían en él gracias a sus discípulos. ¡Y una de esas personas eres tú! Piénsalo detenidamente; es increíble, ¿verdad? Allí, en el jardín, en su última noche antes de morir, Jesús oró por ti y por mí. Y ¿sabes por qué oró exactamente? Para que estuviéramos unidos. Jesús dijo que sería nuestra unidad lo que permitiría al mundo saber que él es real. Cuando nos peleamos por tonterías o hablamos mal de los demás, no damos un buen testimonio de Jesús. Si tan solo pudiéramos permanecer unidos, eso mostraría al mundo que realmente hay algo diferente en los cristianos.
¿Qué podemos hacer para dejar de pelearnos, de chismorrear o de señalar con el dedo? Bueno, el cambio comienza cuando una sola persona decide mirarse al espejo y mejorar. Porque la iglesia no son los demás; la iglesia soy yo. La iglesia eres tú. Haz todo lo que esté en tu mano para honrar la oración que hizo Jesús su última noche antes de morir. MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*