Jueves 10 de mayo 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Humillación y restauración

«Dicho esto, escupió en el suelo, hizo barro con la saliva y se lo untó en los ojos al ciego». Juan 9: 6, NVI

Cuando nos humillamos desde el corazón, Cristo nos restaura completamente.
La saliva y el lodo representan la impotencia humana ante la enfermedad, pero cuando estos elementos son tocados por las manos de Jesús, lo imposible para el ser humano, se hace posible gracias a él. No hay ningún mérito en nosotros, todo depende de Dios. Si nos humillamos sinceramente, sin jactancia ni altivez, encontraremos salud espiritual y el perdón de los pecados.
La Biblia recoge otros relatos en los cuales Jesús utilizó saliva para curar a una persona. Marcos 7: 31-37 narra que Jesús curó a un sordo y tartamudo al tocar con saliva su lengua para que hablara. Otro episodio registrado en Marcos 8: 22-26, relata que Jesús curó a un ciego escupiendo sobre sus ojos. En el primer caso, lo apartó de la gente para escupir y tocar su lengua y, en el segundo, lo tomó de la mano y lo sacó fuera de la aldea, escupió en sus ojos y lo tocó con sus manos para sanarlo. Y es que cuando Jesús nos toca, nos restaura por medio de su gracia.
«Podemos lisonjearnos como Nicodemo de que nuestra vida ha sido muy buena, de que nuestro carácter es perfecto, y pensar que no necesitamos humillar nuestro corazón delante de Dios como el pecador común, pero cuando la luz de Cristo resplandece en nuestras almas, vemos cuán impuros somos; discernimos el egoísmo de nuestros motivos y la enemistad contra Dios que han manchado todos los actos de nuestra vida. Entonces conocemos que nuestra propia justicia es en verdad como andrajos inmundos y que solamente la sangre de Cristo puede limpiarnos de las manchas del pecado y renovar nuestro corazón a su semejanza» (Elena G. de White, Conflicto y valor, p. 292).
El ciego de nacimiento aceptó todo lo que Jesús hizo por él, sin importar que utilizara su propia saliva para hacer el lodo. Se humilló y encontró salud. Que hoy podamos encontrar en Cristo salud física, mental y espiritual al someternos a su voluntad.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
FUENTES DE VIDA
David Javier Pérez
Lecturas devocionales para Adultos 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*