Escuela Sabática Joven | Jueves 1 de noviembre 2018 | La generosidad: un ingrediente para la unidad de la iglesia

JUEVES 1 NOVIEMBRE
LA GENEROSIDAD: UN INGREDIENTE PARA LA UNIDAD DE LA IGLESIA
Opinión: Hech.4:32
Para guardar la unidad de la iglesia, los creyentes deberían compartir con gozo los recursos que Dios les da. En Hechos 4:32 al 37, se registra un acto de generosidad entre creyentes, cuando venden sus propiedades y comparten las ganancias con los miembros que están en necesidad. Usan sus posesiones para suplir las necesidades temporales y financieras de la iglesia.
Una de las características de un creyente sano es dar con generosidad y gozo. “Dios ama al que da con alegría” (2 Cor. 9:7) es uno de los mejores principios de la generosidad. La palabra “alegría” tiene sinónimos como felicidad, optimismo, entusiasmo y ánimo. Dios quiere que demos con gozo, con amor.
No obstante, ¿cómo podemos tú y yo llegar a ser dadores alegres? La economía de Dios siempre ha existido y existirá mucho después de que las economías de este mundo hayan quedado en el olvido. La economía de Dios nunca se sujeta a mercados en alza o en baja, ¡siempre está en alza!
Si te aventuras en la bolsa de valores, necesitas entender las altas y las bajas del mercado financiero. De la misma manera, es aconsejable entender el modo en que funciona la economía de Dios, y ¡la Biblia explica todo!
En nuestras iglesias locales, tenemos miembros con diversas necesidades financieras. Todo el cuerpo de la iglesia necesita ayuda económica de tanto en tanto, para impulsar la misión y las actividades. ¿Cómo podemos ser alegres dadores de esas causas? Está en nosotros avanzar juntos como cuerpo de Cristo, sin importar nuestras diferencias. La generosidad es una manera de lograr la unidad. Funcionó para la iglesia primitiva, y también para nosotros es posible lograr los mismos resultados.
La generosidad no solo reduce el estrés, sostiene la salud física, mejora el sentido propio de propósito y lucha de manera natural contra la depresión; sino también se ha mostrado que aumenta la longevidad.1
De todos modos, desde una perspectiva espiritual, la generosidad implica mucho más. Como creyentes, debiéramos saber que Dios nos ha puesto a cargo de sus riquezas. Somos administradores de la riqueza de Dios. La Biblia nos da un consejo sabio en cuanto a esto: “No se te ocurra pensar: Esta riqueza es fruto de mi poder y de la fuerza de mis manos’. Recuerda al Señor tu Dios, porque es él quien te da el poder para producir esa riqueza” (Deut. 8:17,18).
Todo lo que poseemos, incluyendo el dinero, pertenece a Dios (Sal. 24:1; Hag. 2:8). Dios nos ha dado la posibilidad de ser recipientes por medio de los cuales su riqueza fluya de una causa a otra. Cuando aprendamos el arte de devolver a Dios, él nos dará más (Luc. 6:38; 1 Sam. 2:30).
1 Lisa Firestone, “The Benefñts of Generosity”, en The Huffíngton Post, 13 de junio de 2014. Disponible en línea: huffingtonpost.com/ilsa-firestone
Famce Khadira, Nairobi. Nenia.
=============================
ESCUELA SABÁTICA – LECCIÓN 5 – AUDIOS FOLLETO JÓVENES
Esta semana estudiaremos la lección 5 – La experiencia de la unidad en la iglesia primitiva
Para el 3 de noviembre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Cuarto trimestre 2018
UNIDAD EN CRISTO
Narración: Adan Vicente

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*