Domingo 30 de diciembre 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Gratitud por tu bondad

«¡Bendito seas, Dios de Israel! Solo tú haces maravillas. ¡Bendito seas por siempre! ¡Que tu grandeza llene toda la tierra! ¡Que así sea!». Salmo 72: 18, 19, TLA

Alabemos al Señor reconociendo su gran bondad y su poder infinito: «Él nos hizo y no nosotros a nosotros mismos, pueblo suyo somos y ovejas de su prado» (Salmo 100: 3). Vemos por doquier su amor y sus expresiones de misericordia; en la nieve, la lluvia, la risa de un bebé, el susurro de las corrientes de las aguas y en el silencio de la noche. Si nos detenemos a meditar en Dios y su misericordia, sentiremos su presencia a nuestro lado.

Moisés subió al monte con las tablas labradas para que Dios volviera a escribir sus Diez Mandamientos. «Descendió Jehová en la nube y permaneció allí junto a él; y él proclamó el nombre de Jehová. Jehová pasó por delante de él y exclamó: “¡Jehová! ¡Jehová! Dios fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira y grande en misericordia y verdad”» (Éxodo 34: 5, 6). No solo hizo pasar delante de Moisés su espalda, sino también toda su bondad. David estaba seguro de la bondad de Dios y dijo: «Hubiera yo desmayado, si no creyera que he de ver la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes» (Salmo 27: 13).

La gratitud reconoce la soberanía de Dios y glorifica su bondad para con nosotros. Dios espera de sus hijos acciones de agradecimiento y alabanza. «¡Alabadlo, bendecid su nombre!, porque Jehová es bueno, para siempre es su misericordia, y su fidelidad por todas las generaciones» (Salmo 100: 4, 5).

Nuestro Dios es bueno y poderoso, nos colma de favores y perdón cada día. No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. Sirvamos a Dios con alegría y vayamos ante él con regocijo.

Dar gracias a Dios es la respuesta de un corazón humilde que no olvida y reconoce las bendiciones recibidas. Joel aconseja: «Rasgad vuestro corazón y no vuestros vestidos, y convertios a Jehová, vuestro Dios; porque es misericordioso y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y se duele del castigo» (Joel 2: 13). Unamos nuestra gratitud y nuestras voces con el salmista diciendo: «¡Alegraos, justos, en Jehová, y alabad la memoria de su santidad!» (Salmo 97: 12).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

FUENTES DE VIDA

David Javier Pérez

Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*