Domingo 28 de Octubre 2018 | Devoción Matutina para Jóvenes | Negocios con Dios

«Demuéstrale a Dios que para ti él es lo más importante. Dale de lo que tienes y de todo lo que ganes; así nunca te faltará ni comida ni bebida». Proverbios 3: 9-10, TLA

¿Alguna vez has hecho un trato con Dios? Terminé mis estudios de secundaria en el año 2007, pero por falta de recursos económicos no logré iniciar mis estudios universitarios de inmediato. Le pedí a Dios que proveyera los medios necesarios para poder hacerlo y así fue como en el 2009 logré ingresar en la mejor universidad pública del país.
Mientras cursaba el primer año conocí a una muchacha que estaba atravesando una situación muy parecida a la mía, así que nos hicimos muy buenas amigas, investigamos sobre las becas que la universidad ofrece para estudiantes de primer año y decidimos solicitar, pero desafortunadamente el plazo había concluido. En ese momento perdimos las esperanzas, pero cuando revisaron nuestros documentos nos llamaron para darnos otra oportunidad a ambas. Así que realizamos los trámites correspondientes y esperamos la respuesta.
Dos meses después recibimos la buena noticia de que ambas habíamos obtenido la beca solicitada. Entonces vino la segunda prueba, debía mantener un buen índice académico para mantener la beca. Así que decidí hacer un pacto con Dios, si él me ayudaba a mantener mi promedio sobre el 85% requerido, iniciaría un fondo de inversión por mis estudios. El primer periodo le pedí la calificación que deseaba y, para mi asombro, obtuve exactamente lo que había pedido. A partir de ese momento supe que Dios estaba conmigo y cada mes cumplía con mi parte y al final del periodo Dios cumplía con la suya.
A medida que avanzaba la carrera, las exigencias eran cada vez mayores y muchas veces pensé que ya no podría cumplir con las obligaciones, pero Dios siempre se mantuvo fiel y me recordaba el pacto que había hecho con él. Cada vez me sorprendía mucho más de lo que yo esperaba, al final de cada año siempre estuve entre las diez mejores alumnas de la universidad y de mi carrera. Mantuve la beca durante los cinco años que estuve en la universidad. Me gradué en el año 2015 con mención honorífica.
Hice un trato con el mejor inversionista, sus hijos no seremos avergonzados jamás. En este día te invito a que deposites tu confianza en el Señor.

Haz negocios con él y te aseguro que no te defraudará. ¡Solo debes confiar!

Érika Castro, Honduras.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2018
365 VIVENCIAS DE JÓVENES COMO TÚ
Lecturas devocionales para Jóvenes 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*