Domingo 28 de Octubre 2018 | Devoción Matutina para Damas | ¡Al fin en casa!

“Padre, quiero que los que me han dado estén conmigo donde yo estoy. Que vean mi gloria, lo gloria que me has dodo porque me amaste desde antes de la creación del mundo” (Juan 17:24).

En el regreso a casa más grande de todos los tiempos, el Jesús resucitado vuelve a su hogar celestial, escoltado por una entusiasmada nube brillante de ángeles. Todo el cielo está esperando para dar la bienvenida al Salvador a las cortes celestiales.
El séquito se acerca a la ciudad, y los ángeles que lo acompañan exclaman un desafío a los ángeles centinelas ubicados en las puertas del cielo:
—Eleven, puertas, sus dinteles: levántense, puertas antiguas, que va a entrar el Rey de la gloria.
Los ángeles centinelas responden:
-¿Quién es este Rey de la gloria? -y esperan con alegres ansias la respuesta, que ya conocen.
—El Señor, el fuerte y valiente, el Señor, el valiente guerrero —gritan con gozo los ángeles acompañantes—. Eleven, puertas, sus dinteles: levántense, puertas antiguas, que va a entrar el Rey de la gloria —demandan con deleite.
Nuevamente se oye el desafío de los ángeles centinelas:
-¿Quién es este Rey de la gloria?
Ellos nunca se cansan de escuchar su nombre exaltado.
—Es el Señor Todopoderoso: ¡él es el Rey de la gloria! —exclaman los ángeles.
(Sal. 24:7-10).
Las huestes angélicas cruzan las puertas abiertas del cielo elevando sus voces en música resonante. ¡El Hijo, el amado Hijo, ha llegado a casa! Avanza pasando a los hijos de Dios reunidos y el concilio celestial, directo a los brazos de su Padre.
—La justicia ha sido satisfecha —declara su Padre.
El amor ha conquistado. El perdido fue hallado. Una vez más, la familia celestial y la familia terrenal son una.
Pronto habrá otro regreso a casa. Uno muy glorioso, una victoria en celebración de la relación de amor que ya existe entre quien está regresando y quienes lo esperan.
“Estoy yendo, mis pequeños”, promete Jesús: “estoy yendo a traerlos al hogar, a mi Padre”.

JEANNETTE BUSBY JOHNSON
Tras varias décadas «jugando con palabras» en la Review and Herald, donde fue editora de Guide, ahora disfruta de su jubilación en Maryland, EE. UU.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018
BENDECIDA
Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*