Domingo 28 de Octubre 2018 | Devoción Matutina para Adolescentes | ¡Ya no te quejes más!

«Hagan todo sin quejarse y sin discutir» (Filipenses 2: 14. NTV).

¿Qué haces cuando no te van bien las cosas? Algunas personas se esfuerzan por mejorarlas, mientras que otras solo se quejan. Y esto último fue exactamente lo que hicieron los israelitas. Dios los había liberado de una vida desdichada como esclavos, y Moisés los estaba llevando a través del desierto a una vida mejor. Uno pensaría que irían contentos, pero después de largos días deambulando por el desierto comenzaron a mostrarse cansados, desagradecidos e irritables.
Incluso comenzaron a tener memoria selectiva. Empezaron a pensar que, después de todo, la vida en Egipto no había sido tan mala. A medida que fueron sintiéndose cada vez más hambrientos y desesperanzados, comenzaron a decir que habrían preferido seguir siendo esclavos el resto de sus vidas. Se quejaron día y noche: «¡Es mejor ser un esclavo en Egipto que un cadáver en el desierto!» (Éxodo 14: 12, NTV). «¡Ojalá el Señor nos hubiera hecho morir en Egipto! Allá nos sentábamos junto a las ollas de carne y comíamos hasta llenarnos, pero ustedes nos han traído al desierto para matarnos de hambre a todos» (Éxodo 16: 3).
Los israelitas seguían repitiendo una y otra vez lo mismo. Culpando a Moisés por todo, como si lo ocurrido hubiera sido idea suya, olvidando que todo era idea de Dios. Moisés y su hermano Aarón les dijeron a los israelitas: «Las quejas de ustedes son contra el Señor, no contra nosotros» (Éxodo 16: 8, NTV). En otras palabras: «¿Podrían los niños malhumorados bajar un poco el tono, porque con quien se la van a tener que ver es con Dios, no con nosotros?». Y efectivamente, los hermanos dirigentes continuaron con este mensaje de parte de Dios para los israelitas: «Preséntense ante el Señor, porque él ha oído sus quejas» (versículo 9, NTV).
El Señor era paciente con el pueblo, pero su viaje habría sido mucho más corto y llevadero si hubieran mantenido la boca cerrada sin quejarse.
Aunque nosotros no estamos en un desierto, estamos en un viaje. Si te sientes tentado a quejarte, recuerda que te estás quejando contra Dios, y no solo contra personas o circunstancias. Aplica hoy el consejo de Filipenses 2: 14 a tu vida: «Hagan todo sin quejarse» (NTV).

Ponlo en práctica: Trata de no quejarte hoy de nada. En su lugar, ten una actitud positiva.

Ponlo en oración: Agradece a Dios por todas las bendiciones que él te ha dado a lo largo de tu vida.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018
¿Y ENTONCES…?
Heather Quintana
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*