Domingo 24 de julio 2016 | Devoción Matutina para Damas 2016 | Libérate de ti


Debo desprenderme cada día de mí mismo para poder estar totalmente a disposición de los demás. Paul Toumier

PAUL TOURNIER (1898-1986), médico y psicólogo cristiano, recibió en su consulta de Suiza a una paciente enviada por otro psicólogo al que él admiraba muchísimo. Tras varias semanas de tratamiento, y con la mejor de las voluntades por parte tanto de la paciente como de Toumier, no habían hecho ningún progreso. Fue entonces cuando él decidió orar al respecto. Tras orar, fue haciéndose cada vez más clara en su mente la impresión de que el obstáculo era él mismo: estaba demasiado preocupado por tener éxito con aquella mujer para demostrarle a su colega que era capaz, de modo que tuviera una buena opinión de él como profesional. Ese mismo día, Toumier confesó a la paciente su temor al fracaso, y entonces todo cambió. La atmósfera comenzó a ser otra y el avance se notó en seguida. Su deseo de aparecer bajo una luz favorable y de dar una buena imagen ante alguien a quien él daba gran importancia, le habían hecho perder naturalidad, perspectiva y eficacia.*

Intentar estar a la altura de las expectativas, propias o ajenas, es una fuente de tensión que nos agarrota, bloquea nuestras energías, nos convierte en un manojo de nervios, impide fluir a la persona que realmente somos y limita el desarrollo de todo nuestro potencial, porque nos hace perder de vista lo único que en verdad puede hacer surgir lo mejor de nosotros: el amor cristiano. Cuando nuestro motivo principal es nuestra imagen y no las personas en sí mismas y la ayuda que podemos prestarles, todo se desvirtúa. La razón de ser de toda interacción ha de ser ayudar. “Tú” es la palabra clave.

Somos de mucha menos utilidad cuando nuestras acciones las pasamos por el filtro del egocentrismo. Solo somos realmente útiles cuando nos dejamos utilizar por Dios en las circunstancias, sin más meta que hacer el bien, dejando que fluyan la inteligencia que nos ha dado, los talentos con los que nos ha dotado, y el Espíritu que está siempre a nuestra disposición (especialmente si, como Toumier, oramos al respecto).

Si mi inteligencia, mis sentidos, mi yo al completo, están abiertos a toda persona que me necesita, sin más reparos que hacer el bien, entonces habrá un verdadero progreso.

“Señor, mi corazón no es vanidoso, ni son altaneros mis ojos;no busco realizar grandes proezas,ni hazañas que excedan a mis fuerzas” (Sal. 131:1, RVC).

* Paul Toumier, The Meaning of Persons (Nueva York: Harper & Row, 1957), p. 35.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2016

Ante todo, cristiana

Por: MÓNICA DÍAZ

Lecturas Devocionales para Mujeres 2016

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

========================

Visita también:

http://videosadventistas.com/

http://espacioadventista.org/

========================

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment

  • Monica amelia 4 meses ago

    Bendecida por su programa por favor enviarme diario El devocional