DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015 Jardines DEL ALMA Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE Lecturas Devocionales para Damas 2015

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015

El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno. Romanos 12:9

Una mañana me sobresalté al ver que se me habían quemado un poco las últimas rodajas de pan. El tiempo apremiaba. Tenía dos opciones: comerme el pan tal como estaba, o desecharlo y no desayunar. Pensé en tanta gente que ni siquiera tienen un pedacito de “pan quemado”. Agradecí por lo que sí tenía; le unté margarina, lo rocié con ajo en polvo, y me lo comí. No resultó tan difícil como había imaginado.

A veces, desdeñamos a otros porque nos parecen defectuosos. Los tratamos como “pan quemado”. No queremos nada que ver con ellos. Y, si los soportamos, es porque no hay más opciones. Y pensamos que somos buenos cristianos porque los “soportamos”.

Pero Cristo nos llama a amar sin fingimiento, a apreciarnos genuinamente. Únicamente mediante el amor de Cristo podemos lograrlo. Cuando miro mis numerosas imperfecciones, advierto cuán misericordioso es el Padre celestial conmigo. Entonces suplico su gracia para amar y comprender a mi prójimo. Su Espíritu me auxilia en el intento: “Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz” (Efe. 4:1-3).

Hoy, la vida puede presentarnos pan quemado, que no nos parezca nada apetitoso. Estamos expuestos a encontrar situaciones que pongan de manifiesto la negrura de quien no tiene a Cristo en su vida, y las asperezas e imperfecciones de quienes profesamos servirle. Pidámosle a Dios que nos ayude a sobrellevarlos con su amor. Como la mantequilla en mi pan esa mañana, el Espíritu Santo suaviza cualquier aspereza. El ajo le dio sabor a mi pan quemado. El amor añade sabor para afrontar el reto, sin ofender a Dios ni al prójimo. Hace que esos bocados sean más fáciles de engullir.

Cuando aceptamos las imperfecciones de otros, damos lugar a la misericordia divina, que nos acepta y no nos desecha a pesar de nuestras fallas. Y al aceptar a otros comprobamos que, gracias a la ayuda divina, ese bocado no era tan amargo como habíamos anticipado.— Rhodi Alers de López.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015

Jardines DEL ALMA 

Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE

Lecturas Devocionales para Damas 2015

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

 

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*