DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015 Pero hay un DIOS en los cielos… Por: Carlos Puyol Buil Lecturas devocionales para Adultos 2015

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015
Pero hay un DIOS en los cielos…
Por: Carlos Puyol Buil
Lecturas devocionales para Adultos 2015

“Encomienda a Jehová tu camino, confía en él y él hará. Exhibirá tu justicia como la luz y tu derecho como el mediodía” (Salmo 37:5, 6).

La primera vez que hablé con el teniente coronel jefe del batallón donde presté el servicio militar fue en el campamento de instrucción. Yo era un recluta que me negaba a hacer instrucción en sábado porque era adventista del séptimo día. Aquel sábado, como no quise incorporarme al pelotón de instrucción, me encerraron en el calabozo, esperando que llegase el teniente coronel para que ordenara lo que tenían que hacer conmigo. Cuando llegó, me dijo que debía cumplir enteramente el programa de instrucción ordenado por la Capitanía General y que ese programa incluía prácticas los sábados por la mañana. Ni él, ni nadie, podían dispensarme de los ejercicios del sábado durante el período de instrucción. Me quedé preocupado, sin saber lo que la Providencia podría prever para mí el siguiente sábado.

Recordé entonces que ante una situación extrema, el Salmo 37 decía: “Confía en él y él hará”. Pasé la semana orando y llegó aquel sábado decisivo. Nunca supe por qué ese sábado no hubo ejercicios de instrucción. Durante la siguiente semana, el capitán médico me incorporó como socorrista al dispensario, y tampoco sé bien por qué nunca más hubo instrucción los sábados por la mañana.

Al terminar el campamento, el teniente coronel jefe volvió a hablar conmigo, esta vez para decirme: “Soldado, te vamos a destinar a donde se lleva el control de las guardias de oficiales, suboficiales y tropa”. En ese destino jamás tendría problemas con el sábado. Tiempo después, el teniente coronel me llamó a su despacho y me dijo: “Te vamos a dar el pase pernocta para que puedas continuar tus estudios de bachillerato”. El pase pernocta era un permiso para dormir en casa todas las noches, un privilegio que solo teníamos tres soldados del batallón.

Aquel jefe militar había servido en Marruecos, donde conoció a familias judías que guardaban el sábado. Era viudo, con un hijo de mi edad, y se interesaba por mi iglesia: “¿Cómo celebráis vuestro culto? ¿Se casan vuestros pastores? ¿Tenéis iglesias en muchos lugares?” En uno de estos sorprendentes interrogatorios, me confió: “Soldado, ¿puedo asistir a tu iglesia? No, no te inquietes, iré de paisano”. Aunque le hice una invitación formal, nunca se atrevió a visitarnos. Cuando me licencié, fui a despedirme de él y le regalé una Biblia como recuerdo.

Cuando decidimos ser fieles al Señor, él abre las puertas para que aquellos que nos rodean perciban que hay un Dios en los cielos.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015

Pero hay un DIOS en los cielos…

Por: Carlos Puyol Buil

Lecturas devocionales para Adultos 2015

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment

  • judith martinez 1 año ago

    gloria a DIOS por esta pagina que llego justo a mi vida ,,, me sentia tan presionada que casi dejo de asistir a la congregacion .. doy toda la honra y la gloria a DIOS … buen dia soy la hermana judith martinez.. DIOS LES BENDIGA