Domingo 21 de Octubre 2018 | Devoción Matutina para Adolescentes | Recibir más de lo merecido

«Feliz el pueblo cuyo Dios es el Señor, el pueblo que ha escogido como suyo» (Salmo 33: 12).

La millonaria empresaria Leona Helmsley fue apodada «la reina del mal» porque era despiadada y atormentaba a todos los que se cruzaban en su camino. Cuando murió en el año 2007 tenía mucho dinero, pero muy pocos amigos. Cuentan que no confiaba en nadie para dejarle su fortuna, así que al morir le dejó doce millones de dólares a (no lo creerás) su perro. Sí. fue su última voluntad y testamento que su minúsculo maltés recibiera tan grandiosa fortuna.
Pero resulta que el dinero no fue lo único enorme que heredó este perrito, sino también un gran problema. En cuanto se supo que el cachorro era más rico que la mayoría de la población, la criatura se convirtió en el blanco de múltiples amenazas de muerte y de secuestro. Su guardián recibía llamadas amenazadoras donde le decían: «¡Mataré al perro! ¡Necesito ese dinero!».
Es cierto que a muchos nos gustaría heredar doce millones de dólares, pero también es cierto que ninguno de nosotros quiere problemas. Lamentablemente, todos hemos recibido una herencia que trae consigo algunos problemas. Todos los habitantes de la tierra hemos heredado la naturaleza pecaminosa de nuestros primeros padres, Adán y Eva.
Afortunadamente, hemos recibido una gran noticia que vale mucho más que algunos millones de dólares: Dios no nos ha dejado solos con la carga de nuestra maligna y desafortunada herencia. A través de la vida y muerte de Jesús, abrió un camino para que pudiéramos superarla. Debido a su increíble amor por nosotros, podemos heredar la vida eterna y todas las riquezas y recompensas de conocer a Dios. Él está constantemente obrando e invitándonos a tener una relación estrecha y eterna con él.
Algunos podrán decir que un perro no merece heredar doce millones de dólares, y probablemente tienen razón. Pero de igual forma, nosotros no merecemos el amor que Dios nos da. Afortunadamente, cuando Dios interviene en algo, todo resulta mucho mejor de lo que merecemos.

Ponlo en práctica: Trata a los demás mejor de lo que creas que merecen. Así, tendrás misericordia de ellos, como Cristo la tiene de ti.

Ponlo en oración: Agradece a Dios por la cruz y por idear un plan en el que podemos entregar nuestra herencia pecaminosa y a cambio recibir una grandiosa bendición.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018
¿Y ENTONCES…?
Heather Quintana
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*