Domingo 16 de abril 2017 | Devoción Matutina Damas | Yo conocí a Juan Pablo

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017 VIVIR EN SU AMOR Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken Lecturas Devocionales para Mujeres 2017

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017
VIVIR EN SU AMOR
Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2017

“El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor” (Rom. 13:10).

Una tía me presentó a Juan Pablo y a su madre adoptiva. Juan Pablo es un jovencito que nació sin manos ni pies. No tiene lengua, y su barbilla es anormalmente pequeña. Es difícil entenderlo, y un problema de deglución ha detenido su desarrollo físico. Por todas estas discapacidades, los niños de la escuela se burlaban de él. La situación llevó a los directivos de la escuela a expulsar a Juan Pablo. Su madre buscó otra escuela que se adaptara a sus necesidades, pero el trato cruel persistió en las demás escuelas. Finalmente, la madre lo inscribió en una escuela cristiana. Allí, Juan Pablo progresó académica, social y espiritualmente. Se convirtió en un modelo de comportamiento tal que, en marzo de 2013, se le concedió una medalla durante su graduación de primaria, por ser el estudiante con mejor comportamiento y mayores logros del año.

Su madre, además de participar en las actividades de la iglesia, ha preparado a Juan Pablo para llevar a otras personas a Dios. Madre e hijo trabajan duro para dar gloria al Señor. Cada vez que un evangelista dirige una campaña en la ciudad de Palayán, Nueva Écija, Filipinas, ellos forman parte del equipo. Lo que llama la atención de la gente respecto de Juan Pablo es, en primer lugar, su apariencia física, pero después, sorprendentemente, ¡la manera en que toca el órgano! Los asistentes a las campañas quedan perplejos cuando ven que alguien con sus deficiencias físicas pueda ser tan alegre y útil. Es uno de los miembros más sociables del equipo de campañas, que anima a las personas que vuelven a las reuniones a aprender más acerca de Dios y de la Biblia. Desde que Juan Pablo forma parte del equipo, más de quinientas personas se han bautizado.

Aunque la gran mayoría hemos nacido con manos, pies y lengua, aún tenemos “discapacidades”, quizá no físicas, pero sí emocionales o espirituales. Tal vez, como Juan Pablo, hayas vivido situaciones dolorosas. Sin embargo, no importa cuáles sean nuestras discapacidades, Dios puede redimirlas, así como lo ha hecho con él, para el avance de su Reino. Nunca pienses que no tienes nada que ofrecer. Recuerda que Dios puede dar vida incluso a huesos secos (ver Eze. 37:4).

Esperanza Aquino Mopera

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017

VIVIR EN SU AMOR 

Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken

Lecturas Devocionales para Mujeres 2017

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*