Domingo 13 de mayo 2018 | Devoción Matutina para Adolescentes | Tomándose su tiempo

«Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí aunque muera, vivirá» (Juan 11:25).

Hace poco, a mi amiga Jennie se le reventó un neumático mientras manejaba por la autopista, y llamó a Greg, un amigo que tenemos en común, para que la ayudara a cambiarlo. Dio la casualidad de que Greg y yo estábamos en el mismo lugar aquel día, así que los escuché hablar. Cuando colgó. Greg me dijo que se marchaba para ayudar a Jennie. pero cuarenta minutos después, eché un vistazo a la sala y lo vi. Me acerqué a él y. cuando le pregunté si aún tenía intención de ir a ayudar a Jennie. me contestó: «Sí, sí, ahora mismo voy». Estaba anocheciendo y lo más seguro es que Jennie se estuviera empezando a asustar, esperando a un lado de la carretera. Sin embargo, el tranquilón y despreocupado de Greg se lo estaba tomando con calma.
Yo quería que Greg acudiera en su ayuda lo antes posible, y seguramente Jennie también lo estaba deseando. «Si le importa, ¿porqué sigue aquí?», me preguntaba. Seguramente fue así como se sintieron Marta y María cuando su hermano Lázaro estaba enfermo y pidieron ayuda a Jesús. Su amigo recibió la noticia y… se tomó su tiempo. Finalmente acudió a la casa de Lázaro, pero cuando llegó, su amigo ya había fallecido. De hecho, llevaba en la tumba cuatro días. María salió a recibir a Jesús y le dijo: «Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto» (Juan 11: 32).
Entonces. Jesús hizo dos cosas que merece la pena resaltar. En primer lugar, tal y como lo narra Juan 11: 35: «Jesús lloró», y lo hizo porque sentía dolor por sus amigos. En segundo lugar, hizo uno de los milagros más increíbles de su ministerio en la tierra resucitando a Lázaro como si no le costara nada. Por el poder de Dios, llamó a su amigo de la muerte y lo trajo de vuelta a la vida, y luego les dijo a sus seguidores: «¿No te dije que, si crees, verás la gloria de Dios?» (Juan I 1: 40).
Si hubiera llegado a tiempo para curar a Lázaro, todas aquellas personas no habrían sido testigos del milagro de la resurrección. Incluso antes de llegar a casa de Lázaro. Jesús les dijo a sus discípulos: «Lázaro ha muerto. Y me alegro de no haber estado allí, porque así es mejor para ustedes, para que crean. Pero vamos a verlo» (vs. 14-15). Jesús no llegó tarde; llegó en el momento perfecto. Según sus palabras, era el momento exacto para revelar el increíble poder de Dios.
Respecto a mi amigo Greg… Él sí llegó tarde.

Ponlo en práctica: ¿Hay algún aspecto de tu vida respecto al cual necesites confiar en los tiempos de Dios?

Ponlo en oración: Alaba a Dios por su poder y su bondad.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018
¿Y entonces…?
Heather Quintana
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*