Domingo 1 de julio 2018 | Devoción Matutina Adultos

Transformados por el Espíritu Santo, primera parte

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018 FUENTES DE VIDA David Javier Pérez Lecturas devocionales para Adultos 2018

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
FUENTES DE VIDA
David Javier Pérez
Lecturas devocionales para Adultos 2018

«Cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá solo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir». Juan 16: 13, NVI

Las cárceles de Jerusalén estaban llenas de cristianos debido a la persecución liderada por Saulo de Tarso. Saulo tenía cartas expedidas por el sumo sacerdote que lo autorizaban a castigar a los herejes, y vio con satisfacción cómo apedreaban a un hombre llamado Esteban. El delito de Esteban había sido creer que Jesucristo era el Mesías. Sin embargo, tiempo después, el belicoso Saulo entraba ciego, humillado y sumiso por las puertas de la ciudad de Damasco, alcanzado y transformado por el poder del Espíritu Santo.

En el Antiguo Testamento encontramos el papel protagónico del Espíritu Santo. Los vemos tomando parte activa en la creación de nuestro mundo. Con respecto a la construcción del Santuario, se nos dice que el Espíritu Santo capacitó a los artífices con sabiduría e inteligencia en todo arte, para labrar los diseños y trabajar el oro, la plata, el bronce y la madera, para labrar las piedras y engastarlas. Si no hubiera sido por la intervención del Espíritu Santo en estos hombres, la construcción del Santuario conforme al modelo divino no habría sido posible. Dios no solamente brindó el modelo, sino también la ayuda para construirlo.

En el Nuevo Testamento se afirma que el Espíritu Santo enseña, convence, ayuda, intercede, inspira y santifica. De esta forma, el Espíritu Santo trabaja unido con el Padre y el Hijo en la salvación y transformación de cada uno de nosotros.

El Espíritu Santo también impregna el sello de la salvación en nuestra vida. La obra de santificación es posible únicamente por medio del poder del Espíritu Santo.

Solamente él puede librarnos de nuestra naturaleza carnal. Por lo tanto, «debemos orar por el Espíritu Santo, confiar en él y creer en él» (El colportor evangélico, cap. 12, p. 86). Cuando el Espíritu Santo llega a nuestro corazón, nos transforma y nos convierte en personas nuevas. Una vez que hemos sido renovados y su presencia habita en nosotros, nos hace fuertes y vigorosos en la fe. Hoy podemos experimentar el poder renovador del Espíritu Santo, si le permitimos que nos transforme.

Devoción matutina para adultos 2018

Fuentes de vida

David Javier Pérez

Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*