Diálogo Bíblico | Miércoles 22 de febrero 2017 | El don, antes y ahora | Escuela Sabática


Miércoles 22 de febrero
EL DON, ANTES Y AHORA
Lee 1 Corintios 14:1. Compara las diferentes listas en 1 Corintios 12:7 al 11, y 27 al 31; Romanos 12:3 al 8; y Efesios 4:11 y 12. Esos dones ¿fueron dados únicamente a los creyentes del Nuevo Testamento? ¿Por qué también hoy están disponibles?
Hay algunos cristianos que piensan que los dones espirituales mencionados en el Nuevo Testamento estaban restringidos a la época de Jesús y los apóstoles. Argumentan que, con la muerte del primer apóstol, los dones espirituales especiales también han desaparecido de la iglesia. Para sustentar esa posición, citan 1 Corintios 13:10, donde el apóstol Pablo afirma que “cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará”. Sí, vendrá el tiempo en el que los dones cesarán. Pero cesarán únicamente cuando lo perfecto haya llegado; es decir, cuando ya no veamos como por un vidrio oscuro, sino cara a cara, cuando Jesús regrese. La Biblia nos dice que los dones espirituales son dados para edificación de la iglesia (1 Cor. 12:28). Pablo amonesta a los creyentes: “Desead ardientemente los dones espirituales” (1 Cor. 14:1; BA). Son necesarios para el bienestar del cuerpo. En ausencia de cualquier evidencia bíblica de que Dios los haya abolido, debemos entender que el propósito de Dios es que permanezcan hasta que la iglesia haya culminado su misión y Cristo haya regresado a la Tierra.
La obra de Dios será completada al fin del tiempo con poder y fortaleza mucho mayores que los inicios. Mientras la iglesia sea llamada a preparar al mundo para la segunda venida de Cristo, Dios no dejará que los miembros de la iglesia queden sin ayuda para cumplir su misión. No obstante, estos dones nunca sustituirán la Biblia, ni ocuparán el mismo lugar que ella. Más bien, son un cumplimiento de la promesa bíblica de capacitar a los creyentes a fin de que puedan edificar el cuerpo de Cristo y preparar al mundo para el pronto regreso de Jesús.
Lee Efesios 4:11 al 13, especialmente el versículo 13, que dice: “Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”. ¿Qué nos dice esto acerca de la necesidad presente de los dones en la iglesia?
Escuela Sabática | Lección 8 | Para el 25 de febrero 2017 | El Espíritu Santo y los dones del Espíritu | El Espíritu Santo y la Espiritualidad | Primer trimestre 2017 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*