Diálogo Bíblico | Martes 31 de enero 2017 | Condiciones I | Escuela Sabática


Martes 31 de enero
CONDICIONES – I
La Palabra de Dios señala ciertas condiciones necesarias para que el Espíritu Santo habite en nosotros. Veremos algunas de las más importantes entre la lección de hoy y la de mañana.
¿Cuál es la primera condición para recibir al Espíritu? Hech. 2:37, 38.
Una condición para recibir el don del Espíritu Santo es el arrepentimiento. Escuchar la Palabra de Dios despierta nuestra conciencia, y puede llevarnos a una comprensión de nuestra verdadera pecaminosidad y perdición. El verdadero arrepentimiento es más que simplemente estar triste por las consecuencias nefastas de nuestro pecado. Es un cambio completo del corazón y de la mente a fin de que veamos el pecado por lo que realmente es: un mal terrible y rebelión contra Dios. La única manera en que podemos experimentar verdadero arrepentimiento es ser tocados por el amor de Dios (Rom. 2:4).
Lee Gálatas 3:14; y Santiago 1:6 al 8. ¿Por qué no podemos recibir al Espíritu Santo sin confiar en la Palabra de Dios?
Jesús ha prometido enviar al Espíritu como su representante. Por fe recibimos al Don prometido. Pero, si dudamos de la promesa de Dios y no confiamos en su Palabra, somos como personas de doble ánimo, y no podemos esperar recibir nada de Dios. La fe es más que una aceptación intelectual. Es poner nuestra vida al límite, confiando en que Dios mantendrá su Palabra y no nos defraudará.
¿Por qué la intercesión persistente marca la diferencia? Luc. 11:8-10, 13.
Dios no es renuente a darnos al Espíritu. Dios es bueno y benevolente, más de lo que podemos serlo nosotros, aun con nuestros propios hijos. Nuestra intercesión persistente no hace cambiar de opinión a Dios. Nuestra oración nos cambia a nosotros y nos lleva a la presencia de Dios. La oración no baja a Dios a nuestro nivel, sino que nos eleva hacia él. Nuestras oraciones simplemente revelan nuestra determinación y nos preparan para recibir la bendición.
¿De qué manera podemos aprender a ser más fervientes, diligentes y abnegados en nuestra propia vida de oración? ¿Por qué es importante que aprendamos estas cosas?
Escuela Sabática | Lección 5 | Para el 4 de febrero 2017 | El bautismo y el derramamiento del Espíritu Santo | El Espíritu Santo y la Espiritualidad | Primer trimestre 2017 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*