Diálogo Bíblico | Jueves 27 de octubre 2016 | ¿Mah Enosh? (¿Qué es el hombre?) | Escuela Sabática


Jueves 27 de octubre
¿MAH ENOSH? (¿QUÉ ES EL HOMBRE?)
Debemos ponernos otra vez en la situación de Job. ¿Por qué Dios me hace todo esto, o por qué permite que me pase a mí? Job no ha visto el panorama completo. ¿Cómo podría verlo? Él solo sabe lo que le ocurre a él y su alrededor, y no entiende nada.
¿Quién no ha estado en una situación similar?
Lee Job 7:17 al 21. ¿Qué expresa Job aquí? ¿Qué preguntas hace? Considerando su situación, ¿por qué sus preguntas tienen lógica?
Algunos eruditos han alegado que Job estaba ridiculizando el Salmo 8:4 al 6, que dice: “¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho un poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies” (ver también Sal. 144:3, 4). Pero ese no es el caso, porque el libro de Job fue escrito mucho antes que los Salmos. (Quizás el salmista lo haya escrito como respuesta al lamento de Job.)
La pregunta “¿Mah enosh?” (¿Qué es el hombre?) es una de las más importantes que podamos plantear. ¿Quiénes somos nosotros? ¿Por qué estamos aquí? ¿Cuál es el significado y el propósito de nuestras vidas? Aquí Job, que creyó que Dios lo “eligió como blanco”, se pregunta por qué Dios se fija en él. Dios es tan grande, su creación tan vasta; ¿por qué se ocuparía de Job, después de todo? ¿Por qué Dios se fijaría en cualquiera de nosotros?
Lee Juan 3:16 y 1 Juan 3:1. ¿Cómo nos ayudan estos textos a entender por qué Dios interactúa con la humanidad?
“Mientras Juan contemplaba la altura, la profundidad y la amplitud del amor del Padre hacia nuestra raza feneciente, se llenó de admiración y reverencia. No pudo encontrar las palabras adecuadas para expresar ese amor, sino que pide al mundo que lo contemple: ‘Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios’ (1 Juan 3:1). ¡Qué valor se le concede al hombre! Por la transgresión, los hijos de los hombres quedaron sujetos a Satanás; pero, por el infinito sacrificio de Cristo y la fe en su nombre, los hijos de Adán son hechos hijos de Dios. Al asumir la naturaleza humana, Cristo elevó a la humanidad” (TI 4:556).
Escuela Sabática | Lección 5 | Para el 29 de octubre de 2016 | Maldito el día | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*