Diálogo Bíblico | Jueves 20 de octubre 2016 | Teodicea | Escuela Sabática


Jueves 20 de octubre
TEODICEA
Lee Romanos 3:1 al 4. Aunque el contexto inmediato es la incredulidad de algunos del pueblo del pacto de Dios, ¿cuál es el tema más amplio del que habla Pablo aquí? ¿Qué enseña Pablo acerca de Dios?
Citando el Salmo 51:4, Pablo dice de Dios: para que “seas justificado en tus palabras, y venzas cuando fueres juzgado” (Rom. 3:4). La idea que se presenta es un motivo que aparece en diversas partes de las Escrituras. Se llama “teodicea”, y trata sobre comprender la bondad de Dios frente al mal. Es la pregunta antigua que hemos estado considerando toda esta semana. De hecho, todo nuestro concepto del Gran Conflicto es realmente una teodicea. Ante los humanos, antes los ángeles, ante el universo entero, la bondad de Dios se revelará a pesar del mal que se desarrolla en el mundo.
“Toda cuestión de verdad y error en la controversia que tanto ha durado ha quedado aclarada. Los resultados de la rebelión y de apartarse de los estatutos divinos han sido expuestos a la vista de todos los seres inteligentes creados. El desarrollo del gobierno de Satanás, en contraste con el de Dios, ha sido presentado a todo el universo. Satanás ha sido condenado por sus propias obras. La sabiduría de Dios, su justicia y su bondad quedan por completo reivindicadas. Queda también comprobado que todos sus actos en el gran conflicto fueron ejecutados de acuerdo con el bien eterno de su pueblo y el bien de todos los mundos que creó” (CS 728).
Por difícil que sea para nosotros comprenderlo, inmersos en este un mundo de pecado y sufrimiento (y muy difícil para Job), cuando todo haya pasado, podremos ver la bondad, la justicia, y el amor de Dios en su trato con la humanidad, con Satanás y con el pecado. Esto no significa que todo lo que sucede en el mundo es bueno. Solo significa que Dios está tratando con ello de la mejor manera posible; y cuando esta terrible experiencia del pecado haya terminado, podremos exclamar: “Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos” (Apoc. 15:3).
¿Por qué es tan importante alabar a Dios, ya ahora, en medio de las pruebas tan difíciles de soportar?
Escuela Sabática | Lección 4 | Para el 22 de octubre de 2016 | Dios y el sufrimiento humano | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*