Diálogo Bíblico | Domingo 9 de octubre 2016 | Job, siervo de Dios | Escuela Sabática


Domingo 9 de octubre
JOB, SIERVO DE DIOS
Lee Job 1. Concéntrate específicamente en las acusaciones de Satanás en relación con Job. ¿Qué está queriendo decir Satanás? ¿Qué implican sus ataques? ¿A quién, a fin de cuentas, ataca Satanás realmente?
“¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra” (Job. 1:10). El libro de Job se inicia refiriéndose no solo a la justicia y el buen carácter de Job, sino también a sus bendiciones materiales y su familia fructífera. Estas cosas específicas hacían que Job fuera tenido como el “varón más grande que todos los orientales” (vers. 3). Y estas son las cosas que Satanás le echa en cara a Dios diciendo, básicamente, que Job lo sirve porque le ha dado esas cosas.
Entonces, ¿qué implica la acusación de Satanás de que, si Dios le quitaba esas cosas a Job, “verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia” (vers. 11)? El ataque es contra Dios mismo. (Y de esto se trata toda la gran controversia.) Si Dios era tan maravilloso, tan bueno, entonces Job le obedecería, lo temería y lo adoraría solo por aprecio y amor. Después de todo, ¿quién no amaría a un Dios que ha hecho tanto por él? En un sentido, Satanás estaba diciendo que Dios casi había sobornado a Job para que le fuera fiel. De este modo, él alegaba, Job servía no por amor a Dios, sino por sus propios motivos egoístas.
Piensa en algunos de los gobernantes políticos más detestables y odiosos que tuvieron un grupo de secuaces fieles hasta la muerte, porque aquel era bueno con ellos. Si el Señor era realmente tan bondadoso y amante como se dice, entonces, aunque Job perdiera todos esos bienes, todavía serviría a Dios. Sin embargo, al afirmar que Job no permanecería fiel, Satanás insinúa que Job no confía plenamente en Dios y que es leal solo por lo que Dios le da. Al fin (de acuerdo con Satanás), la lealtad de Job depende mucho de que sea un buen negocio para él.
¿Por qué servimos a Dios? Supongamos que tus motivos no son perfectos: si tuvieras que esperar hasta que tus motivos fueran perfectos, ¿qué podría suceder contigo y con tu fe?

Escuela Sabática | Lección 3 | Para el 15 de octubre de 2016 | “¿Acaso teme Job a Dios de balde?” | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día | Audios – Videos
DESCARGA MATERIALES ESCUELA SABÁTICA. www.escuelasabatica.es

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*