Motivación: ¿Cómo podemos saber que está por llover?
El sitio Desviantes presenta algunas señales interesantes:
1. Los pájaros vuelan bajo. Se cree que cuando cae la presión volar en altitudes resulta más difícil para los pájaros.
2. La luna se presenta con un halo que la rodea. Porque cuando la luz de la luna se refleja en las nubes muy altas, es porque el aire caliente y la humedad forman dos compuestos básicos para la formación de lluvias.
3. El canto del grillo. El metabolismo de los grillos es muy sensible a cambios de temperatura.
4. Las vacas recostadas en el pasto: Así como los pájaros, el ganado parece ser sensible a los cambios de presión.
5. El canto de las cigarras o chicharras: El canto de las cigarras es el resultado del movimiento de sus alas. Pero las cigarras no pueden mover sus alas cuando la humedad está muy alta. Humedad alta es señal de que está por llover. (Esto es contradictorio porque las cigarras cantan cuando está por llover).
“Este sonido tan característico de la especie proviene de las membranas vibratorias que los machos tienen en su abdomen. El canto de la cigarra tiene infinidad de variantes y en unas especies suena mucho más musical que en otras. Aunque a los oídos humanos este sonido parezca siempre el mismo, lo cierto es que emplean diferentes tonos para expresar alarma o para atraer a las hembras” (National Geographic).

6. Formato de las nubes. Cuando las nubes tienen la forma de torre, o sea, se extienden verticalmente desde distancias bajas desde la tierra hasta alturas elevadas.
Foco: Saber que Jesús prepara a sus seguidores para el día de su regreso, en parte por los eventos que sucederán y las condiciones y circunstancias reveladas en su Palabra.
Comprensión:
El capítulo 24, en su mayor parte, contiene la respuesta de Jesús a la pregunta de los discípulos en cuanto a la destrucción de Jerusalén, la segunda venida de Jesús y el fin de los tiempos. Mateo 24:3.
Nos concentraremos en esos tres temas:
1. La destrucción de Jerusalén.
2. Las señales del regreso de Jesús y el fin del tiempo.
3. La seguridad de la segunda venida.

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*