9 de mayo | Una religión radiante | Elena G. de White | Quiere hacerme feliz

«En el pasado, Dios permitió que la gente anduviera por sus propios caminos, aunque no dejó de manifestar su poder al enviarnos toda clase de bienes, pues del cielo nos viene la lluvia, que hace fructificar la tierra para nuestro sustento y alegría». Hechos 14: 16-17, RVC

LA NATURALEZA ES LA EVIDENCIA de que un Ser de infinito poder, de inmensa bondad, misericordia y amor, creó el mundo y lo llenó de vida y de alegría. […] Podemos ver su gloria en la tierra, en el mar y en el firmamento, con sus espectaculares y matizados colores, que varían en llamativo contraste o que tan bien armonizan unos con otros. Los perennes collados nos hablan de su poder. Los árboles que mecen sus verdes copas acariciadas por los rayos solares, y las flores en su delicada belleza, nos señalan al Creador. El refulgente verdor que alfombra la tierra nos habla del solícito cuidado de Dios por sus criaturas, aun las más pequeñas. Todo nos habla de su amorosa paternal protección, así como de su deseo de hacer felices a sus hijos — El ministerio de curación, cap. 35, p. 289.

Es su poder el que hace que se sucedan sin cesar el verano y el invierno, el tiempo de las siembra y de la cosecha, el día y la noche. Es por su palabra que florece la vegetación, y que nacen las hojas y las flores llenas de lozanía. Todo lo bueno que tenemos, cada rayo del sol y cada gota rocío, cada bocado de alimento, cada momento de la vida, es un regalo de su amor.— El discurso maestro de Jesucristo, cap. 3, pp. 117-118.

«Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza ni sombra de variación». Santiago 1:17 «Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder porque tú creaste todas las cosas; por tu voluntad existen y fueron creadas». Apocalipsis 4: 11, NVI

MI RELEXIÓN PERSONAL

__________________________________

__________________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristana feliz

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*