9 de marzo | Ser Semejante a Jesús | Elena G. de White | Los talentos enterrados deben ser usados


Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo. Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno. Colosenses 4:5, 6.

Busquen la conversión del espíritu, el alma y el cuerpo. Desdoblen su servilleta y comiencen a negociar con los bienes de su Señor. Al hacerlo así, ganarán otros talentos. A cada alma que se le han confiado talentos es para que los use para beneficiar a otros. A quien en el gran día del ajuste final de cuentas se excuse: “Tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo” (Mateo 25:25), el Señor le dirá: “Siervo malo y negligente… debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses” Mateo 25:26, 27.
El Señor aún está llamando a los que aparentemente están ciegos a sus deficiencias, a los que están satisfechos de sí mismos, que planean y se las ingenian para ver cómo pueden servirse mejor a sí mismos. Dios ayuda al que está espiritualmente ciego para que vea que hay un mundo que salvar. La verdad debe ser hecha manifiesta a los que no la conocen, y esta obra requiere la gracia abnegada de Cristo.
Miles que ahora no hacen nada en la causa de Dios deberían estar desenterrando sus talentos escondidos y dándolos a los banqueros. Los que piensan que alcanzarán con toda seguridad el cielo mientras siguen sus propios caminos e
imaginación, harían mejor en abrir el sello y reexaminar su título a los tesoros del cielo. Los hombres y las mujeres que se sienten cómodos en Sion, sería mejor que se preocuparan por sí mismos y se preguntaran: ¿Qué estoy haciendo en la viña del Señor? ¿Por qué no estoy unido con Cristo, un obrero juntamente con Dios? ¿Por qué no estoy aprendiendo en la escuela de Cristo su mansedumbre y humildad de corazón? ¿Por qué no tengo cargas que llevar en el servicio de Cristo? ¿Por qué no soy un cristiano resuelto, empleando todas mis fuerzas para trabajar por la salvación de las almas que están pereciendo a mi alrededor? ¿No dice la Palabra: “Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios” 1 Corintios 3:9? Con la ayuda de Dios, ¿no
edificaré un carácter para el tiempo y la eternidad, y promoveré la piedad en mí mismo y en otros por medio de la santificación de la verdad?—The Review and Herald, 21 de agosto de 1900.

DEVOCIONAL: SER SEMEJANTE A JESÚS
Elena G. de White
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*