9 de enero | Mi vida Hoy | Elena G. de White | El toque de fe

Porque decía entre sí: Si tocare solamente su vestido, seré salva. Más Jesús volviéndose, y mirándola, dijo: Confía, hija, tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora. (Mat. 9:21-22)

Poco vale hablar de temas religiosos con liviandad y orar pidiendo bendiciones espirituales sin verdadera hambre del alma y viva fe. La curiosa muchedumbre que pugnaba por acercarse a Cristo, no advirtió ninguna fuerza vital en ese contacto. Pero cuando la pobre enferma acuciada por su gran necesidad, extendió su mano y tocó la fimbria del manto de Jesús, sintió el poder de la virtud sanadora. El suyo fue el toque de la fe. Cristo reconoció ese toque y con eso decidió dar una lección a todos sus seguidores hasta el fin del tiempo. El sabía que había salido virtud de él, y dirigiéndose a la multitud, preguntó: “¿Quién ha tocado mis vestidos?” Sorprendidos ante tal pregunta, los discípulos le contestaron: “Ves que la multitud te aprieta, y dices: ¿Quién me ha tocado?”
Jesús fijó su vista en la mujer que había hecho eso. Ella se sintió sobrecogida de temor. Grande era su gozo; pero, ¿habría sobrepasado los límites del deber? Consciente de lo que se había obrado en ella, se acercó temblando y cayó a los pies de Cristo, confesándole toda la verdad. Cristo no la reprendió. Suavemente le dijo: “Ve en paz, y queda sana de tu azote.”
Aquí se distinguió el toque de la casualidad del toque de la fe. La oración y la predicación, sin el ejercicio de la fe viva en Dios, serán varias. Mas el toque de la fe nos abre el divino almacén de los tesoros de poder y sabiduría; y de esa manera, mediante instrumentos de barro, Dios realiza las maravillas de su gracia.
Esta fe viva es nuestra gran necesidad de hoy. Debemos saber que Jesús es en verdad nuestro; que su Espíritu está purificando y refinando nuestro corazón. Si los seguidores de Cristo tuvieran fe genuina con mansedumbre y amor, ¡qué obra podrían realizar! ¡Qué frutos se verían para la gloría de Dios! (RH, 13-12-1887)

DEVOCIONAL MI VIDA HOY
Reflexiones para cada día
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*