9 de agosto | Hijos e Hijas de Dios | Elena G. de White

Llegamos a ser hijos de Dios

«Hermanos, ahora podemos entrar con toda libertad en el santuario gracias a la sangre de Jesús, siguiendo el nuevo camino de vida que él nos abrió a través del velo, es decir, a través de su propio cuerpo». Hebreos 10:19-20, DHH

POR MEDIO DE CRISTO había de revelarse la gloria oculta del Santísimo. Había sufrido la muerte por cada ser humano, y por esta ofrenda, los hijos de los hombres llegarían a ser hijos de Dios. Cara a cara, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, los creyentes en Cristo serían transformados de gloria en gloria, a su misma imagen. El propiciatorio [trono de la gracia], sobre el cual descansaba la gloria de Dios en el lugar santísimo, está abierto a todos aquellos que acepten a Jesús como propiciación por el pecado, y que por su medio se pongan en comunión con Dios. El velo está rasgado, derribado el muro de separación, cancelada la ley de los ritos. La enemistad queda abolida en virtud de su sangre. Por medio de la fe en Cristo, el judío y el gentil pueden participar del Pan de vida.— Carta 230, 1907.
La sencilla historia de la cruz de Cristo, su sufrimiento y muerte por el mundo, su resurrección y ascensión, su mediación en favor del pecador ante el Padre, subyuga y quebranta el duro corazón pecaminoso, e induce al arrepentimiento al pecador. El Espíritu Santo pone el problema bajo una nueva luz, y el pecador comprende que el pecado debe ser un mal espantoso, ya que cuesta semejante sacrificio expiarlo. […]
¡Qué gravoso debe ser el pecado, puesto que no se pudo emplear un remedio menor que la muerte del Hijo de Dios para salvar a la humanidad de sus consecuencias! ¿Por qué fue hecho esto en favor del ser humano? La razón es porque Dios nos ama, y no quiere que nadie perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento, crean en Jesús como en un Salvador personal, y tengan vida eterna.— The Youth’s Instructor, 19 de enero de 1893.

DEVOCIONAL HIJOS E HIJAS DE DIOS
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*