8 de julio – Ser Semejante a Jesús – Elena G. de White

Procurar ser temperantes en todas las cosas

En el camino de la justicia está la vida; y en sus caminos no hay muerte. Proverbios 12:28.

Dios ha permitido que la luz de la reforma pro salud brillara sobre nosotros en estos últimos días, para que caminando en su luz podamos evitar muchos de los peligros a los cuales estaremos expuestos. Satanás está trabajando con gran poder para llevar a los hombres y a las mujeres a dar rienda suelta al apetito, complacer las inclinaciones y emplear sus días en descuidada locura. Les muestra atracciones en una vida de deleite egoísta y complacencia sensual.

La intemperancia mina las energías tanto del cuerpo como de la mente. Los que son vencidos por la intemperancia se han colocado sobre el terreno de Satanás, donde serán tentados y molestados, y finalmente serán controlados a voluntad por el enemigo de toda justicia.

Los padres tienen que ser impresionados con su obligación de dar al mundo hijos que tengan caracteres bien desarrollados; hijos que tengan el poder moral para resistir la tentación, y cuya vida sea un honor para Dios y una bendición para sus prójimos. Los que entran en la vida activa con principios firmes, estarán preparados para mantenerse límpidos en medio de la corrupción moral de este siglo corrupto. Que las madres mejoren cada oportunidad para educar a sus hijos para que sean útiles.

La obra de la madre es sagrada e importante. Debe enseñar a sus hijos, desde la misma cuna, a practicar hábitos de abnegación y de dominio propio. En un sentido especial, su tiempo le pertenece a sus hijos, pero si ocupa su tiempo mayormente con las necedades de esta época degenerada, si la sociedad, el vestido y las diversiones absorben su atención, sus hijos no recibirán la educación esencial… La intemperancia comienza en nuestras mesas, y, junto con la mayoría, se complace el apetito hasta que su complacencia se vuelve una segunda naturaleza.

Cualquiera que come demasiado, o come alimentos que no son saludables, está debilitando su fuerza para resistir las exigencias de otros apetitos y otras pasiones.

Para evitar la tarea de educar pacientemente a sus hijos en hábitos de abnegación, muchos padres los complacen dándoles de comer y beber lo que les plazca.

El deseo de satisfacer el gusto y complacer las inclinaciones no disminuye con el correr de los años, y esos jóvenes mimados, al crecer, son gobernados por el impulso, son esclavos del apetito. Cuando ocupan su lugar en la sociedad y comienzan la vida por sí mismos, no tienen poder para resistir la tentación.—Christian Education, 175-177.

DEVOCIONAL: SER SEMEJANTE A JESÚS

Elena G. de White

http://devocionmatutina.com

========================

En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online

Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

 

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*