8 de enero | Una religión radiante | Elena G. de White | La humildad

«Bienaventurados los mansos, porque recibirán la tierra por heredad». Mateo 5: 5

LA MANSEDUMBRE ES UNA VIRTUD inestimable, dispuesta a sufrir silenciosamente, dispuesta a soportar pruebas. La mansedumbre es paciente y se esfuerza por ser feliz bajo cualquier circunstancia. La mansedumbre siempre es agradecida, pues compone sus propios cantos de felicidad, creando una melodía en el corazón de Dios. La mansedumbre sufrirá chascos e injusticias, y no se vengará. La mansedumbre no se muestra ni entristecida ni malhumorada. Un temperamento áspero es lo opuesto a la mansedumbre, pues lo único que hace es provocar dolor a los demás sin ninguna satisfacción para sí mismo.— Testimonios para la iglesia, t. 3, pp. 367-368.
Un espíritu manso y sereno no estará siempre buscando la felicidad propia, sino que procurará olvidarse de sí mismo y encontrará dulce contentamiento y verdadera satisfacción en hacer felices a otros.— Ibíd., p. 588.
El Redentor del mundo era de una naturaleza muy superior a la de un ángel, pero unidas a su majestad divina, había mansedumbre y humildad que atraían a todos. [..,] La mansedumbre de Cristo manifestada en el hogar hará felices a los miembros de la familia. No incita al enfrentamiento, no responde con ira, sino que calma el mal humor y promueve una amabilidad que sienten todos los que están dentro de su círculo maravilloso. Dondequiera que se la abrigue, hace de las familias de la tierra una parte de la gran familia celestial — El discurso maestro de Jesucristo, cap. 2, pp. 32-35.

Mi reflexión personal

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*