8 de enero | Ser Semejante a Jesús | Elena G. de White | Nuestras oraciones serán contestadas

Porque entonces te deleitarás en el Omnipotente, y alzarás a Dios tu rostro.
Orarás a él, y él te oirá; y tú pagarás tus votos. Job 22:26, 27.

En la oración por sus discípulos, Cristo dijo: “Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad”. Juan 17:19. En su oración Cristo incluye a todos los que escucharían las palabras de vida y salvación por medio de los mensajeros a los que envía…
¿Podemos comprender por la fe el hecho de que somos amados por el Padre así como su Hijo es amado? Si pudiéramos asirnos de esto y obrar de acuerdo con esto, tendríamos la gracia de Cristo, el aceite dorado del cielo derramado en nuestra pobre alma, sedienta y agostada. Nuestra luz ya no sería por más tiempo vacilante y parpadeante, sino que brillaría en medio de las tinieblas morales que como una mortaja funeral están envolviendo al mundo. Por la fe deberíamos escuchar la intercesión prevaleciente que Cristo presenta continuamente en favor de nosotros, mientras dice: “Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo”. Juan 17:24…
Nuestro Redentor nos alienta a que presentemos súplicas continuamente. Nos hace las promesas más resueltas, para que no supliquemos en vano. Dice: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá”. Lucas 11:9.
Después presenta el cuadro de un niño que le pide pan a su padre, y muestra cuánto más está dispuesto el Señor a concedernos nuestras peticiones de lo que los padres están a conceder la petición de sus hijos…
Nuestro precioso Salvador es nuestro hoy. En él se centran nuestras esperanzas de vida eterna. Él es el único que presenta nuestras peticiones ante el Padre y nos comunica la bendición que habíamos pedido.—The Signs of the Times, 18 de junio de 1896.

DEVOCIONAL: SER SEMEJANTE A JESÚS
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.