7 de septiembre | Ser Semejante a Jesús | Elena G. de White | Cuidar las palabras y ser discretos al testificar

Andad sabiamente con los de afuera, redimiendo el tiempo. Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno. Colosenses 4:5, 6.

Es verdad que se nos ha ordenado: “Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado”. Isaías 58:1. Es necesario proclamar este mensaje, pero mientras lo damos, debemos ser cuidadosos para no herir, mortificar y condenar a quienes no tienen la luz que tenemos…
Los que han tenido grandes privilegios y oportunidades, y que han fracasado en mejorar sus facultades físicas, morales y espirituales, que han vivido para satisfacerse a sí mismos y han rehusado cumplir su responsabilidad, se encuentran en gran peligro y en mayor condenación delante de Dios que los que están en el error en cuestiones doctrinales, pero que procuran vivir para hacer bien a otros.
No censuren ni condenen a esas personas.
Si permitimos que las consideraciones egoístas, los razonamientos falsos y las excusas erróneas nos conduzcan a un estado pervertido de mente y corazón, de manera que no reconozcamos los caminos y la voluntad de Dios, seremos
mucho más culpables que el pecador que peca abiertamente. Necesitamos ser muy prudentes para no condenar a quienes, delante de Dios, son menos culpables que nosotros mismos.
Que todos recuerden que en ningún caso debemos invitar la persecución. No debemos emplear palabras duras y cortantes. Exclúyanlas de cada artículo escrito, elimínenlas de cada discurso que se presenta. Que la Palabra de Dios sea la que corte y reprenda; que los seres finitos se oculten y moren en Jesucristo. Permitamos que se manifieste el espíritu de Cristo. Tengan cuidado con sus palabras, no sea que coloquen a los que no son de nuestra fe en una oposición acerba contra nosotros, y le den una oportunidad a Satanás para usar las palabras imprudentes con las cuales levantar barreras en nuestro camino.
Habrá un tiempo de tribulación como no ha existido desde que ha habido nación. Nuestra tarea es eliminar de todos nuestros discursos cualquier cosa que tenga sabor a desquite y desafío, y que ataque a iglesias o a individuos, porque
esto no es el camino ni el método de Cristo.
El hecho de que el pueblo de Dios, que conoce la verdad, ha fracasado en cumplir con su deber de acuerdo con la luz presentada en la Palabra de Dios, hace necesario que seamos sumamente cautelosos, no sea que ofendamos a los que no son creyentes antes de que hayan oído las razones para nuestra fe con respecto al sábado y al domingo.—Testimonies for the Church 9:243, 244.

DEVOCIONAL: SER SEMEJANTE A JESÚS
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*