7 de marzo | Maranata: El Señor viene | Elena G. de White | Gustad vosotros mismos

Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él. Salmos 34:8.

¿Cómo llegaremos a conocer por nosotros mismos la bondad y el amor de Dios? El salmista nos dice—no escuchar y saber, leer y saber, creer y saber, sino—“Gustad y ved que es bueno Jehová”. Salmos 34:8. En vez de confiar en la palabra de otra persona, gustad por vosotros mismos.
La experiencia es conocimiento derivado del experimento. Lo que se necesita ahora es religión experimental… Algunos—sí, un gran número (de personas)—tienen un conocimiento teórico de la verdad religiosa, pero nunca han sentido el poder renovador de la gracia divina en sus propios corazones. Estas personas siempre se dilatan en prestar atención a los testimonios de amonestación, reprensión e instrucción dictados por el Espíritu Santo. Creen en la ira de Dios, pero no se esfuerzan esmeradamente para escapar de ella. Creen en el cielo, pero no se sacrifican para obtenerlo… Conocen el remedio del pecado, pero no se valen de él. Conocen el bien, pero le han perdido el gusto. Todo el conocimiento que tienen no hará otra cosa sino acrecentar su condenación. Nunca han gustado y aprendido por experiencia propia que es bueno Jehová.
Hacerse discípulo de Cristo significa negarse a sí mismo y seguir a Jesús venga mal o bien… Cada complacencia acariciada que estorba nuestra vida religiosa tiene que ser cortada… El premio de la vida eterna es de un valor infinito. ¿Nos esforzaremos y haremos sacrificios en proporción al valor del objetivo que tenemos por alcanzar?
Toda amistad que trabamos, no importan cuán limitada sea, ejerce cierta influencia sobre nosotros. La medida en que cedamos a dicha influencia estará determinada por el grado de intimidad, la constancia del roce y nuestro amor y veneración de la persona con la cual nos asociemos. De manera que por medio del conocimiento y la asociación con Cristo, nuestro único ejemplo perfecto, podremos ser como él es.
La comunión con Cristo, ¡cuán inefablemente preciosa es! Es nuestro privilegio disfrutar de dicha comunión si es que la procuramos, si hacemos el sacrifico necesario para obtenerla.—Testimonies for the Church 5:205, 206.
De manera que, cada cual, a través de su experiencia propia, puede atestiguar “que Dios es veraz”. Juan 3:33. Puede dar testimonio de aquello que él mismo ha visto y oído y sentido del poder de Cristo. Su testimonio será:
“Necesitaba ayuda, y la encontré en Jesús. Él suplió todas mis necesidades, y calmó la sed de mi alma; para mí la Biblia es la revelación de Cristo. Creo en Jesús porque él es mi divino Salvador. Creo en la Biblia porque he descubierto que ella es la voz de Dios en mi alma”.—Testimonies for the Church 8:335.

DEVOCIONAL MARANATA: EL SEÑOR VIENE
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*