7 de enero | Una religión radiante | Elena G. de White | Pongamos nuestra confianza en Dios

«Los que están atentos a la instrucción prosperarán; los que confían en el Señor se llenarán de gozo». Proverbios 16: 20, NTV

SI ESTAMOS DISPUESTOS a prestar atención, las obras de la creación nos enseñarán valiosas lecciones de obediencia y confianza. Desde los astros, que en su desplazamiento por el espacio siguen milenio tras milenio los derroteros que les fueron asignados, hasta el diminuto átomo, todo en la naturaleza obedece a la voluntad del Creador. Y Dios cuida y sostiene todo lo que creó.
El que sustenta los innumerables mundos diseminados por la inmensidad del universo, también tiene cuidado del gorrión que entona inocentemente su humilde trino. Cuando los hombres y las mujeres cumplen con sus labores cotidianas, o cuando están orando; cuando se acuestan por la noche o se levantan por la mañana; cuando el rico se sacia en su mansión o cuando el pobre reúne a sus hijos alrededor de su escasa mesa, el Padre celestial está ofreciendo amoroso cuidado a todos y cada uno de ellos. No se derraman lágrimas sin que él lo note; no hay sonrisa que para él pase inadvertida.
Si esto lo creyéramos realmente, habríamos desechado ya toda ansiedad indebida. Nuestras vidas no estarían repletas de desengaños como ahora; porque cualqf lier cosa, grande o pequeña, la habríamos dejado en las manos de Dios, que no se confunde por la multiplicidad de las preocupaciones, ni se abruma por su peso. Entonces, nuestra alma gozaría de una tranquilidad que la mayoría no experimenta más que raramente — El camino a Cristo, cap. 10, pp. 126-127.

Mi reflexión personal

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.