7 de diciembre | Mi vida Hoy | Elena G. de White | Cristo viene

Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y las muertos en Cristo resucitarán primero; luego nosotros, los que vivimos, los que quedarnos, juntamente con ellos seremos arrebatados en las nubes a recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. (1 Tes. 4:16-18)

Jesús vendrá en las nubes con gran gloria. Una multitud de ángeles resplandecientes lo acompañará. Vendrá para honrar a los que lo amaron y guardaron sus mandamientos, y para llevárselos consigo. No se ha olvidado de ellos ni de su promesa. (RH, 22-11-1906)
Pronto aparece en el este, una pequeña nube negra…El pueblo de Dios sabe que es el signo del Hijo del hombre. En silencio solemne la contemplan mientras va acercándose a la tierra…hasta convertirse en una gran nube blanca, cuya base es como fuego consumidor, y sobre ella el arco iris del pacto. Jesús marcha al frente como un gran conquistador…A medida que va acercándose la nube viviente, todos los ojos ven al Príncipe de la vida. Ninguna corona de espinas hiere ya sus sagradas sienes, ceñidas ahora por gloriosa diadema. Su rostro brilla más que la luz deslumbradora del sol de medio día. “Y en su vestidura y sobre su muslo tiene este nombre escrito: Rey de los reyes, y Señor de los Señores.
El cielo se recoge como un libro que se enrolla, la tierra tiembla ante su presencia, y todo monte y toda isla se mueve de su lugar…Entre las oscilaciones de la tierra, las llamaradas de los relámpagos y el bramido de los truenos, el Hijo de Dios llama a la vida a los santos dormidos…Por toda la superficie de la tierra los muertos oirán esa voz; y los que la oigan vivirán…”Todos se levantan con la lozanía y el vigor de eterna juventud…
Los justos que vivan aún son mudados “en un momento, en un abrir de ojos.” A la voz de Dios fueron glorificados; ahora son hechos inmortales, y juntamente con los santos resucitados son arrebatados para recibir a Cristo su Señor en los aires. (CS:698-703)
¡Ah, qué glorioso encuentro! (PE:287) (357)

DEVOCIONAL MI VIDA HOY
Reflexiones para cada día
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional, Mi vida Hoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*