6 de septiembre | Ser Semejante a Jesús | Elena G. de White | Los ángeles cooperan con los ganadores de almas

De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. Hechos 10:43.

Dios obra por medio de agentes celestiales para que los que conocen la verdad puedan ser puestos en conexión con las almas que necesitan luz y conocimiento.
Lean el capítulo 10 del libro de Hechos. El Dios del cielo contempló la devoción y la piedad de Cornelio. Fue testigo de sus oraciones y de sus limosnas, y señaló el poder de su influencia. Deseó darle la luz con respecto a la misión de Cristo y conectarlo con su obra.
El Señor envió a su ángel para comunicarle esto a Cornelio y colocarlo en contacto con el apóstol Pedro. El ángel le dijo a Cornelio dónde vivía Pedro, y le aseguró: “Él te dirá lo que es necesario que hagas”. Después envió un ángel a Pedro para quitarle sus dudas en cuanto a la conveniencia de trabajar en favor de los gentiles. “Lo que Dios limpió, no lo llames tú común”. Mientras Pedro estaba pensando en la visión misteriosa que se le había dado, el Espíritu le dijo: “He aquí tres hombres te buscan. Levántate, pues, y desciende, y no dudes ir con ellos, porque yo los he enviado”. Hechos 10:19, 20.
Qué historia es esta para mostrar que el cielo está en íntima relación con nuestro mundo. En la escalera que vio Jacob, los ángeles de Dios ascendían y descendían. Dios estaba en lo alto de la escalera, y rayos de luz y gloria estaban brillando en todo el trayecto desde el cielo a la tierra. Aún está abierta esta línea de comunicación.
¿Y cuál fue el resultado del trato de Dios con Cornelio? Lean la preciosa historia, y aprendan, y alaben a Dios, porque su lección es para nosotros… Y Dios “nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos de que él es al que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos. De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre”. Hechos 10:42, 43.
Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso, y fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. De esta manera, en Cesarea, se estableció una compañía de creyentes cristianos para mantener en alto la luz de la verdad.
Esta es la obra que debe ser hecha hoy. Tenemos un mensaje para dar a la gente… Cristo declara: “Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás… Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera”. Juan 6:35, 37.—(Australasian) Union Conference Record, 1 de enero de 1900.

DEVOCIONAL: SER SEMEJANTE A JESÚS
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*