6 de mayo | Hijos e Hijas de Dios | Elena G. de White | En el bautismo

«Y Jesús, después de que fue bautizado, salió inmediatamente del agua y vio que el cielo se abrió y que el Espíritu de Dios bajaba sobre él como una paloma». Mateo 3:16, PDT

JESÚS FUE NUESTRO EJEMPLO en todo lo que respecta a la vida y a la piedad. Fue bautizado en el Jordán, en la forma en que deben serlo los que se acercan a él. Los ángeles celestiales estaban observando con intenso interés la escena del bautismo del Salvador, y si los ojos de los que estaban mirando hubieran sido abiertos, habrían visto la hueste celestial rodeando al Hijo de Dios mientras se arrodillaba a la orilla del Jordán.

El Señor había prometido a Juan el Bautista darle una señal por la cual pudiera conocer quién era el Mesías, y al salir Jesús del agua, se le dio la prometida señal, porque vio los cielos abiertos, y al Espíritu de Dios, en forma de paloma, que se posaba sobre Cristo, y una voz del cielo que decía: «Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia» (Mat. 3: 17). […] Jesús, el Redentor del mundo, había abierto el camino para que el más pecador, el más necesitado y el más oprimido y despreciado, pudiera hallar acceso al Padre, pudiera tener un hogar en las mansiones que Jesús ha ido a preparar para aquellos que lo aman.— The Youth’s Instructor, 23 de junio de 1892.

«Todos los que hemos sido bautizados en Cristo» somos los elegidos de Dios «a fin de que […] andemos en vida nueva» (Rom. 6: 3-4). Somos santos frente al Señor, y él nos reconoce como sus amados. Como tales, nos hallamos bajo el solemne pacto de distinguirnos en el mundo manifestando humildad en nuestra manera de ser y comportamos. Necesitamos revestimos del manto de la justicia de Cristo.— Carta 32, 1907.

DEVOCIONAL HIJOS E HIJAS DE DIOS

Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*