5 de septiembre | Ser Semejante a Jesús | Elena G. de White | Invitar a la gente para que lleguen a ser hijos de Dios

Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él. 1 Juan 3:1.

“Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica así mismo, así como él es puro”. 1 Juan 3:2.
En esta escritura se describen los privilegios cristianos que, comparativamente, comprenden sólo muy pocas personas. Cada uno debería familiarizarse con las bendiciones que Dios nos ha ofrecido en su Palabra. Nos ha dado muchas promesas en cuanto a lo que hará por nosotros. Y todo eso que ha prometido es hecho posible por el sacrificio de Cristo en favor de nosotros.
Juan el Bautista dio testimonio de Aquel por medio de quien podemos llegar a ser hijos e hijas de Dios… “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:12.
La filiación divina no es algo que obtenemos por nosotros mismos. Sólo a los que reciben a Cristo como su Salvador se les da la facultad de llegar a ser hijos e hijas de Dios. El pecador no puede librarse del pecado por ningún poder inherente.
Para el logro de este resultado, debe buscar un Poder superior. Juan exclamó: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. Juan 1:29. Sólo Cristo tiene poder para limpiar el corazón. El que busque perdón y aceptación, sólo puede decir: “Nada traigo en mi mano, sólo me aferro a la cruz”.
Pero la promesa de filiación se brinda a todos los que “creen en su nombre”.
Todo el que venga a Jesús con fe, recibirá perdón. Tan pronto como el penitente mira al Salvador para que lo ayude a volverse del pecado, el Espíritu Santo comienza su obra transformadora en el corazón. “Mas a todos los que le recibieron, les dio poder de ser hechos hijos de Dios”.
Qué incentivo para un esfuerzo mayor debe ser esto para todos los que están tratando de presentar la esperanza del evangelio ante quienes aún están en las [256] tinieblas del error.—The Review and Herald, 3 de septiembre de 1903.

DEVOCIONAL: SER SEMEJANTE A JESÚS
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*