5 de diciembre | Una religión radiante | Elena G. de White | Gozosa esperanza

«Alégrense en aquel día y salten de gozo, pues miren que les espera una gran recompensa en el cielo. Dense cuenta de que los antepasados de esta gente trataron así a los profetas». Lucas 6: 23, NVI

NOS HALLAMOS TODAVÍA EN MEDIO de las sombras y el torbellino de las actividades terrenales. Consideremos con sumo fervor el bienaventurado más allá. Que nuestra fe penetre a través de todas las nubes de tinieblas, y contemplemos a Aquel que murió por los pecados del mundo. Abrió las puertas del paraíso para todos los que lo reciban y crean en él y «les concedió el privilegio de llegar a ser hijos de Dios» Juan 1: 12, DHH). Hemos de hacer de las vicisitudes, que nos duelen y nos frustran, lecciones instructivas que nos permitan seguir «avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamami’ento celestial en Cristo Jesús» (Fil. 3: 14, NBD). Cobremos ánimo pesando que el Señor viene pronto, y que esta esperanza nos llene de alegría — Testimonios para la iglesia, t. 9, p. 228.
Fijemos nuestra atención en aquello que no podemos ver. Que nuestra mente se deleite en la meditación de las evidencias del gran amor que Dios nos profesa. A contemplar el objetivo por el cual luchamos, perderemos todo sentido de dolor ocasionado por las leves aflicciones que pronto pasarán.— Ibíd., t. 8, p. 137.
Dios no abandona al cristiano en caminos inciertos; no lo deja librado a pesares vanos y a desilusiones. Aunque no estemos disfrutando de los placeres de esta vida, podemos gozamos aguardando la vida venidera.— El camino a ‘Cristo, cap. 13, p. 185.
«El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce; me irfunde nuevas fuerzas. Me guía por sendas de justicia por amor a su nombre. Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta». Salmo 23: 1-4, NVT

DEVOCIONAL ADVENTISTA
UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*