4 de agosto | Hijos e Hijas de Dios | Elena G. de White

La cruz en los hogares

«Jesús les dijo: “Cuando ustedes levanten al Hijo del hombre, entonces sabrán que Yo soy y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre me enseñó”». Juan 8: 28, NBLH

CRISTO DEBIERA ser exaltado por los que han sido redimidos por él con su ignominiosa muerte en la cruz. Quien haya sentido la gracia de Cristo tiene mucho que contar. Así que buscará el mejor modo de promover la difusión del evangelio de Jesús. La humanidad, cuando basa su eficacia en la gran Fuente de la sabiduría, se convierte en el instrumento, en la herramienta, por medio de la cual el evangelio ejerce su poder transformador en las mentes y los corazones. […]

Algunos hogares constituyen una pequeña iglesia. El amor mutuo liga los corazones, y la unidad que existe entre los miembros de la familia predica el sermón más eficaz que podría predicarse respecto a la piedad práctica. Cuando los padres cumplen fielmente su deber en la familia, disciplinando, corrigiendo, aconsejando, guiando, el padre como sacerdote del hogar, y la madre como misionera, están ocupando el lugar que Dios quiere que ocupen. Al cumplir fielmente su deber en el hogar, están multiplicando los medios para hacer bien fuera de él. Se están preparando para servir mejor en la iglesia.

Al preparar discretamente su pequeño rebaño, uniendo a sus hijos consigo mismos y con Dios, los padres y las madres se convierten en colaboradores del Señor; la cruz es exaltada en el hogar. Los miembros de la familia llegan a ser miembros de la regia familia celestial, hijos del Rey del cielo.— General Conference Bulletin, pp. 34-36 (1899).

DEVOCIONAL HIJOS E HIJAS DE DIOS

Elena G. de White

http://devocionmatutina.com

========================

En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online

Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*