3 de julio | Mi vida Hoy | Elena G. de White | Amemos a amigos y enemigos


¿Quién pues, de estos tres te parece que fue el prójimo de aquel que cayó en manos de los ladrones? Y él dijo: El que usó con él de misericordia. Entonces Jesús le dijo: Ve y haz tú lo mismo. (Luc. 10:36-37)

Cristo vino para derrumbar toda valla divisoria. Vino para manifestar que su don de gracia y amor es tan ilimitado como el aire, la luz, o las lluvias que refrescan la tierra…Ninguna diferencia hacían entre vecinos y extraños, amigos y enemigos…
Nunca pasó por alto a nadie por inútil…Cualquiera que fuera la sociedad con quien se encontrase, siempre sabía darle alguna lección adecuada al tiempo y a las circunstancias. Cada descuido o insulto del hombre para con el hombre le hacía sentir más y más a él la necesidad que la humanidad tenía de su divina y humana simpatía. Procuraba infundir esperanza en los más rudos y en los que menos prometían, poniendo delante de ellos la seguridad de que podían llegar a ser sin tacha y sencillos, y de carácter tal que les daría a conocer como hijos de Dios.
Muchas veces se encontraba con los que habían caído bajo la influencia de Satanás, y que no tenían fuerza para deslizarse de sus lazos. A uno tal, desanimado, enfermo, tentado, caído, Jesús le dirigía palabras de la más tierna compasión, palabras que necesitaba y que podían entenderse. A otros encontraba que sostenían combate a brazo partido con el enemigo de las almas. A éstos los animaba a que perseveraran, asegurándoles que vencerían…
En la mesa de los publicanos se sentía como distinguido huésped demostrando por su simpatía y la bondad de su trato social que reconocía la dignidad de la humanidad; y los hombres anhelaban hacerse dignos de su confianza…
Aunque judío, Jesús se rozaba libremente con los samaritanos…Dormía bajo su techado, comía con ellos a su mesa, compartiendo los manjares preparados y servidos por sus manos, enseñaba en sus calles, y los trataba con la mayor bondad y cortesía. Y al par que se ganaba sus corazones por su humana simpatía, su gracia divina les llevaba la salvación que los judíos rechazaban. (MC:19-20)

DEVOCIONAL MI VIDA HOY
Reflexiones para cada día
Elena G. de White
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

Comments

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*