27 de julio – Ser Semejante a Jesús – Elena G. de White

Buscar reflejar la imagen de Jesús

El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. 1 Juan 2:6.

¡Qué amor supremo y qué condescendencia, que cuando no merecíamos en absoluto la misericordia divina, Cristo estuvo dispuesto a realizar nuestra redención!

Pero nuestro gran Médico requiere de cada alma sumisión absoluta. Nosotros nunca debemos extender una receta para nuestro propio mal. Cristo debe disponer plenamente de la voluntad y de la acción, o no lo hará en nuestro beneficio.

Muchos no perciben su condición y su peligro, y hay mucho en la naturaleza de la religión cristiana que es contraria a cada sentimiento y principio mundanos, y opuesta al orgullo del corazón humano. Podemos vanagloriarnos, como lo hizo Nicodemo, de que nuestro carácter moral ha sido correcto y no necesitamos humillarnos delante de Dios como los pecadores comunes, pero debemos estar contentos de poder entrar en la vida en la misma forma que el principal de los pecadores. El yo debe morir. Debemos renunciar a nuestra propia justicia y rogar que se nos impute la justicia de Cristo. Él es nuestra fortaleza y nuestra esperanza.

El amor sigue a la fe genuina; amor que se manifiesta en el hogar, en la sociedad y en todas las relaciones de la vida; amor que allana las dificultades y que nos eleva por encima de las insignificancias desagradables que Satanás coloca en nuestro camino para irritarnos. Y la obediencia sigue al amor. Todas las facultades y pasiones de la persona convertida quedan bajo el dominio de Cristo. Su espíritu es un poder renovador, que transforma de acuerdo con la imagen divina a todos los que lo reciben.

Llegar a ser un discípulo de Cristo es negar el yo, y seguir a Jesús a través de la reputación, ya sea buena o mala. Es cerrar la puerta al orgullo, la envidia, la duda y otros pecados, y de esa manera excluir la lucha, el odio y cada obra mala.

Es dar la bienvenida en nuestro corazón a Jesús, el manso y humilde, que está buscando entrar como nuestro huésped…

Jesús es un Modelo para la humanidad, completo y perfecto. Se propone hacernos semejantes a él: verdaderos en cada propósito, sentimiento y pensamiento; verdaderos en corazón, alma y vida. El hombre o la mujer que aprecia lo más supremo del amor de Cristo en el alma, que refleja más perfectamente la imagen de Cristo, es, a la vista de Dios, la persona más verdadera, más noble y más honorable.

Pero los que no tienen el espíritu de Cristo, “no son de él”.—The Signs of the Times, 14 de julio de 1887. ¡Maranata: el Señor Viene! 71.

DEVOCIONAL: SER SEMEJANTE A JESÚS

Elena G. de White

http://devocionmatutina.com

========================

En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online

Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*