27 de febrero | Mi vida Hoy | Elena G. de White | Deseo recibir ese poder

Y será que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros viejos soñarán sueños, y vuestros mancebos verán visiones. (Joel 2:28-29)

Vivimos en los últimos días, en una época en que podemos esperar mucho del Señor. Estas palabras deberían llevarnos al trono de la gracia para pedirle grandes cosas. Se ha hecho la promesa de que el Espíritu Santo se derramará sobre hombres y mujeres, sobre hijos e hijas; y “cualquiera que invocare el nombre del Señor será salvo.” Esto pone en evidencia una obra maravillosa que está por hacerse; y para poder realizarla necesitamos recibir diariamente el poder de conversión de Dios en nuestro corazón. Nuestro es el privilegio de experimentar eso. El cielo está saturado de bendiciones, y nuestra es la oportunidad de invocar las ricas promesas de Dios para nuestro beneficio. Es necesario que busquemos al Señor día y noche, para saber exactamente qué pasos tomar y cómo obrar.
El Señor nos destina una obra especial a cada uno. Al ver la impiedad del mundo desplegada en los tribunales y publicada en los diarios, acerquémonos a Dios, y con fe viva aferrémonos a sus promesas, para que la gracia de Cristo se manifieste en nosotros. Podríamos ejercer una influencia poderosa en el mundo. Si el poder de conversión de Dios mora en nosotros, estaremos capacitados para guiar las almas pecadoras a la conversión. (RH, 01-04-1909)
Mientras se desarrollen las escenas finales de la historia del mundo, muchos… niños y jóvenes [que hayan recibido una verdadera educación cristiana] asombrarán a la gente mediante el testimonio que den de la verdad, con sencillez, aunque con vigor y poder. Se les enseñó a temer al Señor, y sus corazones fueron suavizados merced al esmerado estudio de la Biblia, acompañado de oración. En un futuro cercano, muchos niños serán dotados del Espíritu de Dios, y efectuarán la obra de proclamar la verdad al mundo…Llevarán a cabo una tarea que ni las potencias del mal podrán contrarrestar. (CPT:166-167) (64)

DEVOCIONAL MI VIDA HOY
Reflexiones para cada día
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional, Mi vida Hoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*