La iglesia debería ser un refugio contra la corrupción del mundo, un lugar donde nuestra fe se edifica cuando otras cosas tratan de derribarla. ¿Qué hacer entonces cuando la iglesia a la que asistes de pronto tropieza y falla? ¿A dónde ir cuando nuestra propia congregación está afectando nuestra fe?

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*