25 de mayo | Una religión radiante | Elena G. de White | Alegría que embellece

«El corazón alegre embellece el rostro, pero el dolor del corazón abate el espíritu». Proverbios 15:13

TODOS PODEMOS TENER un rostro feliz, una voz suave y modales afables; lo cual ejerce una positiva y poderosa influencia — La educación, cap. 27, p. 215.

La cara es el espejo del alma, que la leen los demás, y tiene una influencia reveladora, para bien o para mal, sobre quienes la miran.— Testimonios para la iglesia, t. 3, p. 573.

El rostro de los que son benevolentes y compasivos brillará con el resplandor de la verdadera bondad, mientras que quienes no atesoran pensamientos bondadosos y generosidad, expresan en sus rostros los sentimientos acariciados en sus corazones.— Ibíd., t. 4, p. 67.

Cuando Cristo habita en el corazón, brilla en el rostro de aquellos que lo aman y guardan sus mandamientos. La verdad queda grabada allí. Se revela la dulce paz del cielo. Se expresan allí una bondad habitual, un amor más que humano.— Palabras de vida del gran Maestro, cap. 7, p. 73.

El amor imparte al que lo posee gracia, decoro y un comportamiento digno. El amor ilumina el rostro y suaviza la voz; refina y eleva en todo sentido. Pone a la persona en armonía con Dios, porque es un atributo divino.— Testimonios para la iglesia, t. 4, pp. 552-553.

«Quien quiera amar la vida y pasar días felices; cuide su lengua de hablar mal y sus labios de decir mentiras; aléjese del mal y haga el bien, busque la paz y sígala».

1 Pedro 3: 10-11, DHH

MI RELEXIÓN PERSONAL

__________________________________

__________________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristana feliz

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*