24 de abril | Una religión radiante | Elena G. de White | Cuando hay verdadero arrepentimiento

«El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, […], a consolar a todos los que están de duelo,y a confortar a los dolientes […] Me ha enviado a darles […] aceite de alegría en vez de luto, traje defiesta en vez de espíritu de desaliento». Isaías 61: 1-3, NVI

A LA VEZ QUE NOS APESADUMBRAMOS por causa del pecado, debemos regocijamos en el increíble privilegio de ser hijos de Dios. A menudo nos lamentamos porque nuestras malas acciones nos producen consecuencias desagradables. Pero esto no es arrepentimiento. El verdadero pesar por el pecado es resultado de la acción del Espíritu Santo. El Espíritu revela la ingratitud del corazón que ha despreciado y agraviado al Salvador, y nos trae arrepentidos al pie de la cruz. Cada pecado vuelve a herir a Jesús; y al mirar a Aquel a quien hemos traspasado, lloramos por los pecados que le produjeron angustia. Una tristeza tal nos inducirá a renunciar al pecado. […]
Las lágrimas del pecador arrepentido son apenas las gotas de rocío que preceden al brillo del sol de la santidad. Esta tristeza es precursora de un gozo que será una fuente viva en los más íntimo del ser. «Reconoce tu culpa; admite que te has rebelado contra el ‘Señor tu Dios». «Regresa otra vez a mí, porque yo soy misericordioso. No estaré enojado contigo para siempre». «A todos los que se lamentan en Israel les dará una corona de belleza en lugar de cenizas, una gozosa_bendición en lugar de luto, una festiva alabanza en lugar de desesperación» Qer. 3: 13, 12, NTV; Isa. 61: 3, NTV).— El Deseado de todas las gentes, cap. 31, pp. 271-272.
«Yo seré para él como un padre, y él será para mi como un hijo.
Si se porta mal, lo castigaré como castiga un padre a su hijo, pero nunca lo abandonaré». 2 Samuel 7: 14-15, TLA

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*