24 de abril | Mi vida Hoy | Elena G. de White | Dios me guía en el bien hacer

El que hace bien es de Dios. (3 Juan 11)

Hay muchas formas en que los jóvenes podrían poner a usura los talentos que les confió el Señor, para edificar la obra y la causa de Dios; y no para complacerse sino para glorificar a Dios. El Soberano de los cielos, el Rey de la gloria, hizo el infinito sacrificio de venir a nuestro mundo para ennoblecer y elevar a la humanidad…Se dijo que “anduvo haciendo bienes…”
El tiene una viña en la cual todos pueden realizar buen trabajo. La doliente humanidad necesita ayuda en todo lugar. Los alumnos pueden llegar al corazón de la gente hablando palabras en sazón, haciendo favores a aquellos que necesitan que se los ayude aún en sus tareas manuales. Esto no os degradará; al contrario, os hará sentir la aprobación de Dios. Habréis de entregar vuestros talentos a los cambiadores para su usufructo. Los multiplicaréis negociando con ellos…
Tenemos la obligación de velar para que los jóvenes usen los músculos y el cerebro que Dios les ha dado, para beneficio de los demás, y alivien sus tareas, consuelen al afligido, animen al abatido y conforten al desesperado; esto lo liaremos apartando la mente de los alumnos de la diversión y los juegos que a menudo los alejan de la senda de la dignidad y los conducen a la vergüenza. El Señor quiere que la mente se eleve, buscando sendas de utilidad más elevadas y nobles. (NL, Nº 30, página 2)
Un hombre de verdad es el que está dispuesto a sacrificar sus propios intereses para beneficio de los demás, y que se esfuerza por confortar a los quebrantados. (RH, 08-01-1880)
Toda capacidad de hacer el bien proviene de Dios… A Dios corresponde toda la gloria por las acciones buenas y prudentes de los elementos humanos. (MS 146, 1902) (122)

DEVOCIONAL MI VIDA HOY

Reflexiones para cada día
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional, Mi vida Hoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*