23 de abril | Hijos e Hijas de Dios | Elena G. de White | Nos apoya y fortalece

«Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanlo, manteniéndose firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos en todo el mundo están soportando la misma clase de sufrimientos. Y después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, […], los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables». 1 Pedro 5: 8-10; PDT

BIENAVENTURADO AQUEL que puede decir: «Soy culpable delante de Dios: pero Jesús es mi Abogado. He violado su ley. No puedo salvarme a mí mismo, pero puedo basar toda mi defensa en la sangre derramada en el Calvario. Estoy perdido en Adán, pero fui restaurado en Cristo. Dios, que amó de tal manera al mundo, que dio a su Hijo para que muriera, no me dejará perecer mientras yo esté arrepentido y contrito. No me mirará, porque soy indigno; pero mirará el rostro de su Ungido, mirará a mi Sustituto y Seguridad, y escuchará la defensa de mi Abogado, que murió por mis pecados, a fin de que pudiera ser justicia de Dios en él. Contemplarlo me conforma a su imagen. No puedo cambiar mi propio carácter sino participando de la gracia del que es todo bondad, justicia, misericordia y verdad. Pero al contemplarlo, puedo obtener su Espíritu y transformarme a su semejanza». El corazón lleno de la gracia de Cristo se caracterizará por su paz y su alegría; y donde Cristo habita, el carácter se purificará, se elevará, se ennoblecerá y se glorificará.— The Youth’s Instructor, 8 de noviembre de 1894.
El Creador de todos los mundos se propone amar a los que creen en su Hijo unigénito como Salvador personal, tal como ama a su propio Hijo. Aun aquí y ahora mismo, su favor lleno de gracia se derrama en esa misma forma tan maravillosamente amplia.— Fundamentáis of Christian Education, p. 234-
El Señor tiene preparada la más sublime manifestación de su gracia para fortalecemos y animamos.— Testimonios para la iglesia, t. 6, p. 413.

DEVOCIONAL HIJOS E HIJAS DE DIOS
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*