22 de abril | Una religión radiante | Elena G. de White | Convierte la tristeza en alegría

«Entonces las jóvenes danzarán alegremente, y los jóvenes junto con los viejos. Yo convertiré su tristeza en alegría; los consolaré y haré que su alegría sea mayor de lo que fue su dolor». Jeremías 31: 13, PDT

FIJÉMONOS EN LOS HITOS conmemorativos de lo que Dios ha hecho para confortamos y protegemos de la mano del destructor. Tengamos siempre presentes toda la amorosa misericordia que Dios nos ha mostrado, las lágrimas que ha enjugado, las penas que ha quitado, las ansiedades que ha alejado, los temores que ha disipado, las necesidades que ha suplido, las bendiciones que ha derramado. Cobremos ánimo para todo lo que nos aguarda en el resto de nuestro peregrinaje. No podemos sino esperar nuevas vicisitudes en el conflicto venidero, pero podemos mirar hacia el pasado tanto como hacia el futuro, y decin «Hasta ahora el Señor nos ha ayudado». Y así «vivas protegido todos los días de tu vida» (1 Sam. 7: 12, DHH; Deut. 33: 25, NTV). La prueba no excederá a la fuerza que nos será dada para soportarla. Sigamos, por lo tanto, con nuestra labor dondequiera que se nos presente, sabiendo que para cualquier cosa que ocurra, él nos dará fuerza proporcional a la prueba.
Y antes de mucho las puertas del cielo se abrirán para dar paso a los hijos de Dios, Y los labios del Rey de gloria pronunciarán la invitación que resonará en sus oídos, como la más dulce melodía: «Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo» (Mat. 25: 34, NVI).— El camino a Cristo, cap. 13, pp. 186-187.
«Ustedes no han pasado por ninguna prueba que no sea humanamente soportable.
Y pueden ustedes confiar en Dios; que no los dejará sufrir pruebas más duras de lo que pueden soportar. Por el contrario:, cuando llegue la prueba, Dios les dará también la manera de salir de ella, para que puedan soportarla».
1 Corintios 10: 13, DHH
«Tomó luego Samuel una piedra, la colocó entre Mizpay Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, porque dijo: “Hasta aquí nos ayudó Jehová”». 1 Samuel 7: 12

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*