22 de abril | Mi vida Hoy | Elena G. de White | El talento del dinero

El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón, no con tristeza, o por necesidad; porque Dios ama al dador alegre. (2 Cor. 9:6-7)

En la parábola de los talentos se presentan dos clases de personas. Una se representa por medio del siervo diligente, y la otra, por medio del siervo malo y negligente. A ambos se les había encomendado el dinero del Señor. Uno se puso a trabajar con afán, y trató de hallar oportunidades de usar el don que se le había confiado de tal manera que los demás recibieran bendiciones y beneficios. El no vive simplemente para complacer ni para satisfacer sus deseos egoístas, ni para deleitarse en reuniones de placer ni en lugares de diversiones, donde se trata de satisfacer la concupiscencia de la carne, como si éste fuera el objeto de la vida. En cambio, es serio y recuerda que su vida religiosa es corta. (YI, 08-06-1893)
Es Dios quien da a los hombres el poder de conseguir riquezas, y él ha otorgado esta capacidad, no como medio de complacer al yo, sino como un medio de devolver a Dios lo suyo. Con este objeto no es pecado adquirir recursos. El dinero ha de ser ganado por el trabajo. Cada joven ha de cultivar costumbres de laboriosidad. La Biblia no condena a nadie por ser rico, si ha adquirido sus riquezas honradamente. La riqueza resultará una bendición si la consideramos como del Señor, para ser recibida con agradecimiento, y devuelta con agradecimiento al Dador. (6T:452-453)
El dinero tiene gran valor porque puede hacer mucho bien. En manos de los hijos de Dios es alimento para el hambriento, bebida para el sediento, y vestido para el desnudo. Es una defensa para el oprimido y un medio de ayudar al enfermo. Pero el dinero no es de más valor que la arena, a menos que sea usado para satisfacer las necesidades de la vida, beneficiar a otros, y hacer progresar la causa de Cristo. (PVGM:357) (120)

DEVOCIONAL MI VIDA HOY

Reflexiones para cada día
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional, Mi vida Hoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*