21 de Octubre | Exaltad a Jesús | Elena G. de White | En espera de ser reunidos

Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres. Gálatas 5:1.

El Señor tiene sus representantes en todas las iglesias. A estas personas no les han sido presentadas las verdades especiales que sirven como piedra de toque para estos últimos días, bajo circunstancias que trajeran convicción al corazón y la mente; por lo tanto, al rechazar la luz no han roto su relación con Dios. Muchos han caminado fielmente en la luz que ha brillado sobre su senda. Tienen hambre de aprender más acerca de los caminos y las obras de Dios. Por todo el mundo hay hombres y mujeres que miran ansiosamente hacia el cielo. Oraciones y lágrimas e interrogaciones ascienden de las almas que anhelan recibir luz, gracia, y el Espíritu Santo. Muchos se encuentran al borde mismo del reino, solamente esperando ser reunidos en él.
A medida que las lecciones de Cristo—las verdades bíblicas en toda su sencillez—se colocan delante de las almas, éstas reconocen la luz y se regocijan en ella. Sus perplejidades se desvanecen ante la luz de la verdad como el rocío frente a la luz de la mañana. Sus conceptos acerca de las verdades de la Biblia se amplían, y comprenden la revelación de Dios en Cristo, que les muestra la profundidad, la anchura y la altura del misterio espiritual divino que no habían podido discernir anteriormente, porque no se puede explicar, sino ejemplificar únicamente mediante un carácter semejante al de Cristo.
Muchas personas que no tienen ninguna conexión con alguna iglesia y que parecen totalmente indiferentes ante las demandas de Dios, tienen un corazón bastante más sensible de lo que parece. Hasta los menos religiosos tienen sus horas de convicción, cuando sienten ansias de obtener algo que no tienen. En cada aldea y ciudad hay un gran número de personas que no asisten a ningún lugar de culto. Muchos de ellos se sienten atraídos por las reuniones campestres. Muchos llegan como esclavos del pecado, inútiles víctimas de corazones perversos. Muchos son convencidos y convertidos. Cuando por fe aceptan la promesa divina de perdonar sus pecados, se quebranta la esclavitud del hábito. Olvidando sus prácticas pecaminosas, se vuelven libres en Cristo Jesús, y se regocijan en la libertad de los hijos de Dios.—Testimonies for the Church 6:70-71.
Esta obra requiere que velemos por el bien de las almas, como quienes hemos de dar cuenta… La fragancia del amor de Cristo se revelará en nuestro trabajo. Aquel que entregó su propia vida por la vida del mundo está dispuesto a cooperar con el obrero abnegado para producir una impresión sobre los corazones humanos…
Acérquese a la gente mediante esfuerzos personales. Enséñeles que el amor de Dios debe penetrar en el santuario de la vida hogareña… Mantenga el yo fuera de la vista. Trabaje como viendo a Aquel que se encuentra a la mano derecha, listo para concederle su eficacia y poder omnipotente en cada emergencia. El Señor es su Consejero, su Guía, y el Capitán de su salvación. El va delante de usted, conquistando y para conquistar.—Testimonies for the Church 6:75-76.

DEVOCIONAL EXALTAD A JESÚS
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*